La deuda desde una perspectiva ambiental

Desconocer los límites materiales y energéticos del mundo que habitamos y los cuerpos que nos cuidan, es suicida. Sin embargo, las sociedades que habitamos están construidas a espaldas de las bases materiales que sostienen la vida. El modelo extractivo y de producción y consumo que las sostiene es incompatible con la regeneración de la vida.

En la contradicción entre el proceso de acumulación del capital y los cuidados básicos necesarios para la supervivencia, generamos una cultura que desvaloriza tanto el trabajo de reproducción y cuidados como la existencia misma de la naturaleza, generando una invisibilización de ambas. Sin embargo, se continúan desarrollando intensivos procesos colonialistas y extractivistas de las mujeres y la naturaleza. Como resultado existe una tensión constante e irresoluble entre el capital y la vida, la cual siempre está bajo amenaza.

La deuda se convierte en una herramienta de esclavización individual y colectiva, en una herramienta de disciplinamiento de las mujeres y disidencias, pero también de los territorios completos. Así resulta encontrarse en la base de un extractivismo que saquea bienes comunes para pagar una deuda al desarrollo.

Es en este sistema donde se generan los mecanismos de deuda externa de países soberanos, pero también existe una deuda ecológica, invisibilizada,  que no es más ni menos que la importación de bienes comunes, energía y servicios necesarios para mantener una calidad de vida ostentosa de los sectores dominantes, expoliando a los sectores menos poderosos. Sin embargo, con la generación de deuda externa, el poder económico reclama la devolución de una deuda monetizada, a quienes debe una cuantiosa deuda en bienes comunes indispensables para la vida… ¿Quién debe a quién? 

Existe al interior de las sociedades otra deuda también invisibilizada:  así cómo se hace un análisis de la deuda ecológica, se puede llegar a visibilizar una deuda de cuidados resultado del desigual impacto que tiene la división sexual del trabajo entre los varones y las mujeres. 

Argentina se encuentra en un proceso de reestructuración de deuda pública en un contexto único de pandemia. Si bien la deuda en Argentina es estructural, entre 2015 y 2019 la colocación de deuda sufrió un récord de más de 159.000 millones de USD. Debemos USD 7300 por habitante. Es difícil de comprender cómo un país con tantos bienes, capacidades, potencialidades y extensión como Argentina enfrenta una deuda impagable a más de 100 años, una deuda intergeneracional con la que nacerán nuestros descendientes por varias generaciones. Esta deuda tiene responsables políticos que deben ser investigados.

La deuda  pública siempre se traduce en ajustes que finalizan derramando hacia abajo, generando más precariedad en las clases populares por ausencia del Estado y fuentes laborales dignas, con serias falencias en lo relativo a la vivienda, la tierra, educación, la alimentación y la salud. Desde la deuda macroeconómica hacia la deuda microeconómica, el endeudamiento de los núcleos familiares, termina funcionando como un gran impulsor de la privatización, y la posterior mercantilización y consecuente financiarización de los bienes comunes, generando un nuevo tipo de  extractivismo: el  financiero (ganancias especulativas extraídas de las clases populares) que se vincula a los históricos extractivismos de bienes comunes, mal llamados recursos naturales,  en los territorios.

Los organismos financieros internacionales y las empresas transnacionales no están en cuarentena y siguen operando aún en pandemia; Profundizan nuestro rol de sociedades exportadoras de naturaleza. En nuestra región y también en Argentina el modelo productivista del desarrollo impuesto desde arriba hacia abajo se  naturaliza, así como la obligación de pagar la deuda externa sin una discusión pública y profunda acerca de su origen y su legitimidad.

La imposición de un relato extractivista y pagador no permite la democratización de las decisiones en los territorios. El pago de la deuda se vincula las exportaciones como generadoras de divisas, y las exportaciones al aumento del extractivismo en los territorios  para generar más commodities para el mercado internacional, cuyos ingresos no son suficientes para una economía en constante crisis que vuelve a endeudarse, en un ciclo sin fin de extracción y endeudamiento.

Cuando se utilizaba para fines desarrollistas, históricamente el préstamo público se redireccionó a mega proyectos vinculados a la extracción de bienes comunes, generando que tanto la deuda como otros mecanismos y herramientas de la arquitectura financiera internacional, como los tratados de libre comercio y los acuerdos resolución de controversias entre los inversores y el estado terminan siendo condicionantes estructurales de los modelos de desarrollo que necesitamos discutir democráticamente en nuestros países. Toda esta arquitectura global se vende como una falsa cooperación internacional donde la Lex mercatoria se encuentra por encima de los Derechos Humanos.

Autor: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/

Actualmente existe una campaña multisectorial en la cual muchas organizaciones argentinas solicitamos la suspensión del pago para la investigación de la deuda. Se propone una campaña por la suspensión inmediata del pago de la deuda unido una simultánea realización de una auditoría con participación ciudadana para identificar y anular la parte ilegítima de la deuda, entendiendo a ésta como un mecanismo esencial de subordinación, reconociendo que fue contraída en contra de los intereses de la nación o de la població, que es injusta, inadecuada y abusiva.

El mismo Fondo Monetario Internacional reconoce que es imposible de pagar, y sin embargo concedió el préstamo.  Estos condicionamientos económicos  generan tensiones y contradicciones que claramente no pretenden ser abordadas y solucionadas, y nos hacen visualizar los límites de la democratización de las decisiones soberanas. Argentina nunca fue capaz de consensuar un modelo de desarrollo endógeno y popular, sino más bien siempre el modelo impuesto  benefició a las élites nacionales y sus socios internacionales.

Varias generaciones de argentinos y argentinas convivimos toda la vida con deudas, con crisis cíclicas y estructurales.  Pero a estos hechos históricos, ahora se le suma la crisis mundial provocada por la pandemia. Ni la crisis ni la deuda son únicas.  A esta deuda externa, debemos contraponer necesariamente la deuda ecológica de la que somos acreedores y la deuda interna de cuidados, de la que son acreedoras las mujeres y disidencias. Y a la crisis de salud debemos anteponer la crisis ambiental, social, climática, todas entrelazadas desembocando en una pandemia de la cual se analizan las consecuencias pero no las causas.

Actualmente en este contexto es necesario rediscutir esto una vez más para que las alternativas que parecen utópicas se vuelvan posibles. Una de ellas es el no pago e investigación de la deuda. Generando un nuevo ámbito para la disputa de imaginarios, para cambiar de la vieja normalidad de la precariedad y el ecocidio, a una nueva normalidad para la vida.

En medio de una grave crisis económica y social, agravada por la pandemia y la crisis sanitaria, es fundamental poner la prioridad en los intereses de las mayorías, no del capital financiero. La deuda es con el pueblo; especialmente con las mujeres y con la naturaleza.

Acuerdo Unión Europea-Mercosur: sus consecuencias en la soberanía alimentaria

El acuerdo Unión Europea – Mercosur  se negoció a puertas cerradas durante 20 años, bajo un proceso absurdamente largo, con ocultamientos que impidieron la participación ciudadana de los pueblos de ambos bloques económicos y que, consecuentemente se generó un gran desconocimiento popular de sus posibles impactos. Durante el gobierno neoliberal de Mauricio Macri se cerró un preacuerdo en sólo seis meses a través de negociaciones poco transparentes y con una gran carencia de información pública. El tratado favorece el comercio privado y disminuye el control público, proponiendo  garantías sólo para el poder económico y propiciando la reprimarización de las economías y las políticas extractivistas en la región. Por ende, debilita las democracias que ya se encuentran bajo ataque en nuestro continente.

 


Al contrario de lo que los grandes grupos económicos proponen, la aprobación de este acuerdo de libre comercio no trae soluciones para la actual crisis profundizada por los estragos de la pandemia del COVID-19, sino que generaría graves consecuencias sociales y ambientales que se traducen en la pérdida de soberanía en términos económicos, políticos, productivos y alimentarios para nuestro país y la región.

El Acuerdo pone en jaque la soberanía y seguridad alimentaria, generando condiciones para la expansión del agronegocio y el monocultivo agrario (especialmente el de soja). El aumento de la frontera para cultivo y pastura provocará el incremento de desmontes e incendios forestales, atentando contra la biodiversidad de nuestra región, disminuyendo la disponibilidad de agua potable, y aumentando la emisión de gases de efecto invernadero. En la misma línea, se liberaría aún más la importación de agrotóxicos producidos (y no consumidos) en Europa. Esto constituirá, además de una amenaza a la salud, un tratamiento aún más desigual entre países periféricos y centrales 

En materia de comercialización, una de las cláusulas que este acuerdo plantea es la apertura a empresas europeas para el abastecimiento de la compra pública, lo que  afectaría gravemente la producción local y popular que hoy abastece al Estado que, de concretarse, debería competir en licitaciones públicas con empresas europeas en absoluta desigualdad de condiciones.

El sector rural mediano y pequeño se verá afectado por la importación de productos agrícolas europeos, mientras que los grandes monopolios exportadores de agrocomodities se verán beneficiados con la reducción de aranceles, profundizando la concentración de riquezas y desigualdades del sector rural. Este acuerdo va en contra del propio espíritu de integración y cooperación regional del Mercosur, dado que la apertura al mercado europeo rompería las dinámicas internas de comercio entre los países de la región. Es decir, se avanzaría  con una esencia fuertemente extractivista y neocolonial  generando  despojos, desindustrialización y  dolarización de nuestros alimentos e insumos como impacto directo en la vida cotidiana.

 

Sostenemos que atenta contra las democracias de nuestros pueblos porque el acuerdo condiciona enormemente  el rol del Estado y su capacidad para  ejercer  soberanamente  políticas públicas y brindar servicios públicos. A su vez, en materia de empleo,  el acuerdo no otorga ningún papel a los sindicatos para monitorear y garantizar el respeto de los  compromisos con las normas laborales internacionales fundamentales y no reconoce la creación de un Foro Laboral específico impulsado por los sindicatos, que supervise la implementación de la dimensión laboral. En consecuencia, el acuerdo desconoce el rol democrático de los interlocutores sociales como agentes fundamentales del desarrollo sustentable.

Estas consecuencias en el ámbito del trabajo remunerado, afectarían más a las mujeres, aumentando la brecha salarial, la informalidad laboral, la feminización de la pobreza e incluso la violencia de género, al profundizar la dependencia económica de muchas mujeres precarizadas o desocupadas. 

El escenario para frenar este acuerdo es desfavorable: actualmente la mayoría de los gobiernos del MERCOSUR estarían votando a favor de su ratificación definitiva, incluso en detrimento del propio bloque económico. Luego de cerrado, acordado y aprobado por el Congreso de la Nación, los gobiernos deben cumplir el acuerdo, sean cuales fueran las consecuencias en nuestra vida cotidiana. 

Mientras nos organizamos para construir poder popular en contra del acuerdo junto a   organizaciones campesinas, sociales y de base, buscamos visibilizar que otra forma de producción es posible, trabajando simultáneamente para la construcción de políticas de producción y comercialización de alimentos que estén regidas por los principios de la justicia ambiental, social, de género y económica y en consecuencia,  se opongan taxativamente a las políticas que impondría la ratificación del acuerdo UE-MERCOSUR. 

 

Carta al MERCOSUR: no queremos el Acuerdo con la Unión Europea

En el marco de la semana de acción contra el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, elevamos como representantes de organizaciones pertenecientes a los países del Mercosur, una carta a la presidencia pro-témpore del bloque regional, a cargo del presidente de Argentina Alberto Fernández, para manifestar nuestra preocupación por las graves consecuencias para nuestro país y nuestra región, que la ratificación de este acuerdo implica.

La carta detalla los impactos ambientales y territoriales del acuerdo, vinculados a la expansión de la matriz extractivista, que provocará mayores emisiones de gases de efecto invernadero, un incremento en el uso de agrotóxicos y semillas transgénicas, desmontes e incendios de bosque nativo, incrementará el acaparamiento de tierras y el despojo de familias campesinas y comunidades indígenas de sus territorios.  

Hemos manifestado nuestra preocupación por la afectación del trabajo y la industria tras la liberalización del mercado en ramas claves de nuestra matriz productiva, la pérdida de miles de puestos de trabajo, la ruptura de la estructura de comercio entre países del Mercosur y el desincentivo a la producción de bienes de valor agregado.

También mencionamos nuestra alarma por la falta de garantías en cuanto a derechos humanos y de las comunidades que el acuerdo supone, a la vez que otorga grandes garantías al sector privado. En este sentido, también denunciamos la ausencia absoluta de participación pública en las negociaciones, incluso de los sectores más afectados, como trabajadores, campesines, la pequeña y mediana empresa y la economía popular.

Manifestamos nuestra grave preocupación en torno a las nuevas condiciones para las contrataciones públicas, que serán sometidas a las reglas del libre mercado, restringiendo la posibilidad de fomentar las industrias nacionales a través de la compra pública, y sometiendo a la economía popular y las pequeñas y medianas empresas locales, a la competencia con empresas europeas para el abastecimiento al Estado.

Finalizamos reafirmando que este tipo de acuerdos han teñido la historia de América Latina de pobreza y desigualdad, afectando gravemente no sólo la economía de los países del Sur Global, sino también socavando su soberanía política ante los bloques del Norte Global.

Podrán leer la carta completa a continuación.

 

 

26 de mayo del 2021, Buenos Aires. Argentina

 

Su Excelencia,

Presidente Pro témpore MERCOSUR

Dr. Alberto Fernández,

De nuestra mayor consideración: 

 

Nos dirigimos a usted como parte de organizaciones sociales y ambientales de países del MERCOSUR con la intención de hacerle llegar nuestras preocupaciones sobre el tratado de libre comercio (TLC) entre dicho bloque económico y la Unión Europea.

 

Estas negociaciones que comenzaron en el año 2000 y finalizaron en julio del 2019 esperan ser ratificadas en los próximos meses por los países miembros de ambos bloques. Si esto sucede, sería el mayor acuerdo comercial jamás aplicado en ambos bloques en cuanto al número de ciudadanos/as afectados/as. 

 

Este acuerdo va a tener un alto impacto en la región, tanto para la sociedad en su conjunto como para el ambiente que habitamos. Ante la ausencia de estudios de impacto oficiales en el Mercosur es que nos gustaría exponer ante usted algunas problemáticas de vital importancia que creemos que se verán agravadas por este TLC, analizadas de manera extensa por numerosos especialistas y organizaciones de ambos lados del Atlántico, en base a los textos publicados tardíamente al finalizar esas negociaciones en 2019, y que no son todos los textos ni los textos finales.

 

1- Impactos ambientales y territoriales

La agricultura intensiva, la producción intensiva de carne y a gran escala y el transporte de mercancías por vía marítima son actividades que empeoran la actual crisis ecológica y productiva que atravesamos como humanidad y como sociedades altamente globalizadas. La quema de combustibles fósiles y las actividades agroindustriales son las principales causas del calentamiento global y este acuerdo sólo acelera estos procesos que son una amenaza para la biodiversidad (incluida la biodiversidad agrícola) y los ecosistemas de cuya salud y equilibrio dependen en gran medida nuestras poblaciones indígenas y campesinas y la vida en todo el planeta. Asimismo, entran en franca contradicción con las metas nacionales para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (NDC) de nuestros países, comprometidas en el Acuerdo de París de la Convención de las Partes.

El TLC pone en jaque la soberanía y seguridad alimentaria, generando condiciones para la profundización de un modelo productivo extractivo y primarizador de la economía basado fundamentalmente en el  agronegocio y el monocultivo agrario, especialmente soja transgénica, caña de azúcar y ganadería. El aumento de la frontera para cultivos y pasturas para aumentar las exportaciones previstas en el TLC, provocará el incremento de desmontes e incendios forestales, atentando contra la biodiversidad de nuestra región, disminuyendo la disponibilidad de agua potable, y aumentando la emisión de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, aumentará los conflictos por la tierra y profundizará el avance empresarial sobre territorios de pueblos originarios y del campesinado, concentrando la tenencia de la tierra y su usufructo en grandes empresas y propietarios, aumentando la especulación financiera y posibilitando también la concentración de la exportación de productos en manos de unos pocos empresarios. 

 

Existe una relación profunda entre el modelo del agronegocio (y su paquete tecnológico), la deforestación y el cambio climático, vastamente documentada en análisis científicos y sociales. Se estima que entre el 25 y el 30% de los gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera cada año se deben a la deforestación, actividad que se vería potenciada por este acuerdo. 

 

Por lo antedicho sostenemos que el TLC aumentará las injusticias ambientales, socioeconómicas y de género dentro del MERCOSUR y entre ambas regiones, en beneficio de las grandes empresas transnacionales.  Además, la solución planteada desde la UE para viabilizar la firma final y ratificación posterior del acuerdo es un protocolo ambiental anexo que en el mejor de los casos es poco más que “maquillaje verde” que implicaría sanciones sólo para los países del MERCOSUR. Estas relaciones son históricas y un TLC, que resultaría activo en un período de décadas, debería mirar las necesidades presentes y futuras de los pueblos, no solo sugerir falsas soluciones que no cambian el carácter colonial del acuerdo. 

               

La preocupación pública -legítima- por los impactos ambientales que implica el acuerdo está siendo utilizada por mandatarios europeos para sus propios fines electorales y por la Comisión Europea para reforzar el sistema de solución de controversias contemplado en el TLC agregándole competencias y atribuciones que no le corresponden pero que sí responden a los intereses de sus empresas transnacionales y a sus propios intereses neocoloniales. La solución que plantea la UE es someter a los países del MERCOSUR al cumplimiento de cláusulas ambientales a través del mecanismo de solución de controversias del TLC entre ambas regiones. De esta manera supedita y subordina la protección de los derechos humanos y ambientales a las reglas y mecanismos de aplicación del libre mercado. Nuestra región tiene vasta experiencia sobre los efectos de los mecanismos de solución de controversias en materia de comercio e inversión en las políticas públicas, la soberanía y los derechos humanos. Cientos de organizaciones sociales han denunciado los efectos nocivos de estos mecanismos y demandado la moratoria y evaluación de los mismos. Es inadmisible que se supediten y subordinen los derechos humanos, incluidos los relacionados al ambiente a este tipo de mecanismos. 

 

2- Impactos en el trabajo y la industria

El TLC entre el Mercosur y la UE profundizará la inserción periférica de nuestra región a la economía y comercio internacional. De entrar en vigencia, el TLC fijaría un patrón de relacionamiento con Europa en el que el MERCOSUR se concentrará en la exportación de productos primarios de origen extractivo, mientras que se libera el ingreso de bienes de origen europeo en algunos sectores especialmente sensibles para pensar en una perspectiva de desarrollo productivo industrial futuro. La vigencia del TLC será un claro obstáculo en la necesaria transformación de la matriz productiva para mejorar las condiciones en las que los países del MERCOSUR se insertan en la economía mundial.      

Nuestro bloque acordó liberalizar el 91% de su comercio bilateral con la UE en un período que, para la gran mayoría de los productos, será solo de diez años, con una pequeña canasta de exclusiones. Se abrirán sectores sensibles clave para el Mercosur, como automóviles, repuestos, textil,  maquinaria, productos químicos y medicamentos. Sectores que podrían permitir, con políticas públicas adecuadas, encadenamientos regionales de complementación productiva. Además, se trata de sectores más intensivos en conocimiento, calificación, tecnología, innovación y mano de obra calificada. Todos elementos virtuosos para permitir un cambio en la matriz productiva y mejoras sustantivas de la calidad del empleo.

En el caso de Argentina, un estudio de impacto sobre el acuerdo realizado en diciembre de 2017 por el Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior de la Universidad Metropolitana (ODEP, 2017) estimó que 186.000 empleos del sector industrial están en riesgo en el país. Los principales sectores afectados en términos absolutos serían la metalmecánica (se perderían 48.000 empleos), calzado, textiles, artículos de cuero y muebles (47.000), autopartes (32.500), químicos (1.000) y automotores (9.500). En el sector metalmecánico, la fabricación de motores, bombas, compresores y válvulas, así como maquinaria agrícola y la producción de equipos eléctricos, se verían particularmente afectados.  Estos empleos no podrían ser reemplazados por empleos generados en el sector agroindustria, principal beneficiado del acuerdo. El sector agroindustrial, en especial el que tiene destino a la exportación, tiene escasa capacidad de generación de empleo y se caracteriza por desarrollar relaciones laborales con propensión a la precarización y el no cumplimiento de los derechos laborales básicos a las trabajadoras y trabajadores empleados. Realidad por mucho contrastante con la agricultura campesina, crecientemente acorralada por el agronegocio y que provee alimentos sanos empleando una gran fuerza de trabajo en condiciones más adecuadas en términos de derechos y respeto a las formas de vida y ocupación del territorio.      .

Entre los perjudicados del sector agroalimentario del Mercosur se encuentra el sector lácteo. El arancel pasará del 28% al 0% una vez que el acuerdo entre en vigor. La Comisión Europea explicó que el sector lácteo europeo es uno de los “beneficiados” de este tratado. Empresarios de todo el sector del Mercosur, reunidos en el Congreso Panamericano de la Leche en noviembre de 2018 plantearon su objeción a la inclusión de este tema en el acuerdo. La liberalización en el mercado del queso y de leche tendrá un impacto en la venta de productos lácteos de Argentina y Uruguay a Brasil. En el caso de Argentina, Brasil es el principal comprador de sus productos lácteos: el 40% de la producción láctea va a ese país. Actualmente, los quesos europeos pagan una tarifa de entrada al Mercosur del 28%. La liberalización podría provocar el reemplazo de los quesos argentinos y uruguayos por los europeos, afectando a la industria  láctea, a sus trabajadores y a los pequeños productores lecheros en ambos países. 

Las personas trabajadoras se encuentran desamparadas bajo este acuerdo ya que no otorga ningún papel a los sindicatos para monitorear y garantizar el respeto de los  compromisos con las normas laborales internacionales fundamentales y no reconoce la creación de un Foro Laboral específico que supervisaría la implementación de la dimensión laboral; en consecuencia,  el acuerdo desconoce el rol democrático de los interlocutores sociales como actores fundamentales del desarrollo sustentable y pilares de un verdadero y efectivo diálogo social.  

En síntesis, beneficia solamente a las grandes empresas e impide la diversificación de la matriz productiva, profundizando la actual, concentrada en productos primarios, que implican uso intensivo de la tierra y aplicación de agrotóxicos; restringe la posibilidad de desarrollo de sectores industriales con mayor valor agregado, desarrollo tecnológico y capacidad de generación de empleo con mejores condiciones laborales, mayor calificación y mejores salarios. Este tratado nos lleva, como región, a una gran desindustrialización y reprimarización de nuestras economías. 

 

3-Impactos en la sociedad democrática y los derechos

La falta de estudios de impacto de este Tratado por parte de MERCOSUR ha sido sistemática. Más notoria es aún la ausencia de mecanismos robustos y efectivos por fuera del TLC pero como parte del Acuerdo de Asociación en sus pilares político y de cooperación que garanticen la primacía de los Derechos Humanos y los derechos de las comunidades por sobre el TLC que constituye el pilar comercial del acuerdo     .

Hay un total desequilibrio entre los derechos económicos y políticos que se garantizan para las empresas con los derechos de la ciudadanía y de las comunidades. Entonces, al igual que en otros tratados de libre comercio, los derechos humanos quedan por debajo de los derechos de las corporaciones y los inversores. 

También es notoria la ausencia de participación pública. El acuerdo se negoció por 20 años en secreto y sin control democrático, pese a tener un impacto potencial enorme en las condiciones de vida y trabajo de los pueblos  de ambos bloques económicos. La sociedad civil de MERCOSUR  fue mantenida  a distancia o ignorada, no hubo consultas con organizaciones sindicales, sociales, ambientales, de derechos humanos, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), los pueblos originarios ni a los pequeños productores agrarios locales. 

 

El texto acordado en julio de 2019 no es enteramente de conocimiento público; gran parte de los compromisos entre las partes no fueron publicados y se desconocen completamente. En todo el proceso de negociación el MERCOSUR no generó análisis oficiales de medición de impactos que pudieran haber alimentado el debate con los actores sociales. También quedaron marginados del debate, instancias de representación democrática claves como es el Parlamento del MERCOSUR. El secretismo y la falta de transparencia son enemigos de la democracia y atentan contra el acceso a la información que permitiría un debate público necesario en materias tan sensibles como las que compromete este tratado con la UE.

 

El texto en su forma actual prácticamente no da espacio para su participación. La población no tendrá ningún poder de control, y todavía menos poder para influir en las decisiones tomadas sobre los posibles problemas que surjan al implementar el acuerdo. Su “participación” se limita a ser notificada de decisiones tomadas, no hay un rol de poder en donde se pueda incidir en la toma de decisiones dentro del acuerdo. Por lo tanto, las instituciones administrativas establecidas se crearon para que las élites políticas y económicas garanticen sus propios intereses.

 

La firma de este TLC también implicará justificar las terribles violaciones de derechos humanos en Brasil y mostrar apoyo a un gobierno que está socavando la democracia y el Estado de derecho. 

En la década comprendida entre 2009 y 2018 tuvieron lugar 363 asesinatos de activistas medioambientales y por la defensa de la tierra en Brasil. De hecho, se trata con diferencia del país en el que se cometen más delitos de este tipo: Brasil es el tercer país del mundo con más muertes de activistas medioambientales, sólo por detrás de Filipinas y Colombia. La impunidad sigue siendo la norma, ya que estos delitos casi nunca se investigan ni juzgan. Según el Informe de la ONG Global Witness el país contabilizó 24 muertes en 2019, cuatro más que el año anterior. El 90% de los casos se produjeron en la Amazonia, donde la destrucción de las tierras indígenas se ha acelerado en la gestión de Bolsonaro.

Si hay algo que caracteriza al acuerdo entre el Mercosur y la UE es la falta de consenso. Los incendios en la Amazonía han abierto los ojos de muchos sectores progresistas en los países europeos. El foco ha sido puesto especialmente en todo lo que sucede en el Brasil gobernado por Jair Bolsonaro. Los desplazamientos de los pueblos originarios y campesinos y la violencia ejercida contra ellos han sido de público conocimiento. A partir de esto, varios países europeos, así como regiones subnacionales, comenzaron a quitarle el apoyo al tratado, como una especie de penalización comercial a cuestiones de derechos.

Tampoco se contempla la cuestión de género: vía la profundización del patrón de producción y comercio primario extractivo, las consecuencias en el ámbito del trabajo remunerado afectarían más a las mujeres, aumentando la brecha salarial, la informalidad laboral, la feminización de la pobreza, e incluso la violencia de género, al profundizar la dependencia económica de muchas mujeres precarizadas o desocupadas. 

4- Impactos en el rol del Estado

Las disposiciones del capítulo de Contratación Pública ponen fin a la posibilidad de que los gobiernos nacionales o provinciales desarrollen políticas públicas específicas que fomenten y beneficien las economías locales. Esto podría evitar la generación de empleo público o incluso privado basado en contratos con el Estado. Al igual que con la reducción de los aranceles para los productos industriales, las disposiciones del acuerdo relativas a la contratación pública en su forma actual probablemente debilitarán las cadenas de valor locales y regionales, limitarán severamente el espacio de los gobiernos para utilizar esta herramienta de política pública para apoyar a la industria y el empleo nacional y regional, al tiempo que aumentarán la dependencia de las empresas transnacionales para la provisión pública, como la construcción de carreteras. Más allá de esta preocupación, ni este capítulo ni el no vinculante sobre pequeñas y medianas empresas les asegura trato especial y diferenciado a los productores de bienes y provedores de servicios del MERCOSUR, para corregir las enormes asimetrías que existen entre ambas regiones.

El capítulo de contratación pública somete las compras gubernamentales a la lógica y reglas del libre mercado, restringiendo severamente la posibilidad de usar este instrumento para promover el empleo y la industria nacionales.  Además, el TLC establece que las pequeñas y medianas empresas locales deben competir en igualdad de condiciones con las multinacionales europeas en la contratación pública, lo que implica en cómo los Programas de Compra de Alimentos (PAA) y de Alimentación Escolar (PNAE) tienen como principales beneficiarias a las mujeres agricultoras (protagonistas en la gestión de la producción y comercialización de alimentos saludables), siendo las más afectadas por el Acuerdo.

 

El tratado pone en peligro el ámbito de lo público. Establece que todos los servicios públicos quedan sometidos a las disposiciones generales del acuerdo. Es decir, que los servicios públicos provistos por el Estado en régimen de competencia con proveedores privados deberán someterse a las reglas del libre mercado y administrarse con arreglo a criterios meramente comerciales. Así, los servicios públicos dejan de ser derechos humanos garantizados por el Estado y pasan a ser mercancías a las que sólo tiene acceso quien pueda pagar por ellas.

El TLC restringe la posibilidad del Estado de controlar, abre nuevos mercados especialmente para las empresas de la UE, al tiempo que impide el uso de políticas públicas para regular las inversiones, los servicios, el comercio electrónico o el movimiento de capitales. Tales medidas afectarán particularmente a los países del Mercosur y conducirán a una mayor destrucción de las cadenas de valor locales y regionales, al mismo tiempo que aumentan la dependencia de las empresas transnacionales. Mientras tanto, estas compañías no estarán obligadas a hacer compromisos vinculantes para cumplir con los derechos humanos o las normas ambientales, ya que el acuerdo no establece mecanismos de responsabilidad exigibles para las corporaciones, sino que se basa en medidas de responsabilidad social empresaria opcionales y autorreferenciales, que las corporaciones mismas puede definir.

 

5-Impactos en la integración regional

 

El tratado es un obstáculo para la integración regional en América Latina, ya que desconoce las asimetrías históricas que aún persisten entre ambas regiones y enfatiza la actual división internacional del trabajo, extractivista de bienes primarios en el Sur global e importadora de bienes industriales con alto valor agregado y productos agrícolas fuertemente subsidiados de la producción local europea.

 

Profundiza nuestro rol periférico, porque se perfora el mercado regional cediendo compromisos como bloque a favor de la UE. Un ejemplo de ello son las disposiciones en materia de contratación pública y compras gubernamentales.

Los negociadores de este acuerdo se aseguraron de que la sociedad civil no tuviera ningún rol dentro del proceso de negociaciones, por lo que carece de consenso y legitimidad social entre la población de ambos bloques. No es democrático ni hay interés alguno de que se genere debate real; es menester de la sociedad civil manifestarse en la instancia que le corresponda. Por ello, miles de personas, comunidades y pueblos afectados por los Tratados de Libre Comercio alzan sus voces en contra de este acuerdo. Más allá de los evidentes puntos sensibles del acuerdo, no poder garantizar una intervención en caso de violaciones de derechos, por ejemplo, es todo lo contrario de lo que se puede llamar democrático. 

 

La historia latinoamericana ha demostrado que los Tratados de Libre Comercio son sumamente perjudiciales para el Sur Global, dejando pasivos sociales, ambientales y económicos de difícil recuperación. A través de la presente nota dejamos constancia de  nuestra profunda preocupación por la cuestiones planteadas anteriormente, nuestra oposición taxativa a la firma del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea – MERCOSUR, y quedamos a disposición para abrir canales de diálogo verdaderamente democráticos donde podamos aportar nuestra visión y nuestra buena voluntad para el impulso de un modelo de integración con justicia, tanto social, ambiental, económica como de género, que beneficie a todos los habitantes de nuestro bloque, fortaleciendo un Mercosur que beneficie a las grandes mayorías y por sobretodo nos brinde garantías para nuestros pueblos.

 

Saludan cordialmente,

 


Amigos de la Tierra Argentina

Amigos de la Tierra Brasil

REDES – Amigos de la Tierra Uruguay

SOBREVIVENCIA – Amigos de la Tierra Paraguay

ATALC – Amigos de la Tierra Latinoamérica y el Caribe 

Principios para una recuperación con justicia ambiental, social, de género y económica

Ante la parálisis productiva y el desconcierto social, perteneciendo a un sistema que prioriza el lucro por encima de los derechos de los pueblos, el ambiente y los sistemas democráticos, nos resultó esencial aunar voces de todos los continentes, reflexionar, debatir y proponer soluciones enmarcadas en la recuperación, construida sobre las bases de la justicia ambiental, social, de género y económica.

Estas propuestas  fueron elaboradas de manera colectiva con aportes de grupos y estructuras de Amigos de la Tierra Internacional, una federación de organizaciones presente en los 5 continentes, con 73 grupos miembros, y de la participamos desde Amigxs de la Tierra Argentina.

Marcha por el Clima, durante la COP25 en Madrid, España 2019 © Babawale Obayanju, ERA-Amigos de la Tierra Nigeria

 

Consideramos que para  hacerle frente a todos los impactos derivados de la crisis actual del COVID-19, es urgente y necesaria una  recuperación justa; centrada en el bienestar de  los pueblos y el planeta y que también contribuya a solucionar las otras crisis sistémicas subyacentes. Se proponen cuatro principios:

  1. Abandonar el neoliberalismo y la austeridad para adoptar políticas y medidas inmediatas basadas en  la justicia, reconociendo los límites ecológicos.
  1. Las medidas de recuperación deben fundarse  en la cooperación multilateral y la solidaridad  internacionalista y potenciarlas.
  1. Construir y fortalecer la democracia y garantizar la  realización de los derechos humanos y de los pueblos.
  1. Los gobiernos tienen que responder a las múltiples  crisis sistémicas -de la pandemia, desigualdad,  climática, de la alimentación y biodiversidad, y  de los cuidados- y a sus causas estructurales,  proponiéndole una agenda transformadora de  cambio de sistema.

 

La recuperación justa de ninguna manera puede significar volver a lo que se consideraba normalidad antes de  la crisis del COVID-19, ya que tal “normalidad” fue precisamente el origen de esta crisis y de sus impactos. Nuestras sociedades han sido estructuradas  por sistemas de opresión (patriarcado, racismo, clase,  neocolonialismo, imperialismo, heteronormatividad) con  profundas injusticias ambientales, sociales, de género y  económicas, y una nociva concentración del poder y los bienes comunes.

Este es el momento de reconstruir nuestras sociedades y un nuevo tipo de economía fundada en otros paradigmas que prioricen la sustentabilidad de la vida, la realización de los derechos de los pueblos y la justicia de género. Pensar un futuro colectivo y cooperativo es necesario para las sociedades fundadas y las que siempre estuvieron al margen.

Lxs invitamos a leer el documento entero, que es de distribución libre y gratuita :  Recuperación Justa

Análisis del proceso de construcción de las propuestas nacionales para la lucha contra el cambio climático

El informe “Análisis y panorama de las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional en Argentina” es un documento de análisis del proceso de construcción de las propuestas nacionales para la lucha contra el cambio climático, en el marco de los acuerdos internacionales de reducción de emisiones. Las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional son un conjunto de medidas cuantificables para alcanzar el objetivo meta de Argentina, que al año 2030 pretende no exceder un total de emisiones de 483 millones de toneladas de CO2eq (huella de carbono).

 

 

En su primer parte el documento realiza una descripción sobre el proceso de conformación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, el estado de situación de cada sector económico y productivo en la generación de emisiones, las propuestas sectoriales en metas de reducción de CO2eq. En la segunda parte, el documento realiza una evaluación y análisis crítico de la evolución de los compromisos de reducción, y un análisis sobre los procesos participativos y la incidencia de las voces de las organizaciones ecologistas y la sociedad civil.

 

Resumen del documento:
Capítulo 1. Recorrido por el proceso de elaboración de las contribuciones determinadas a nivel nacional en Argentina.
Capítulo 2. Estado de situación y emisión por sectores. Metas de reducción de emisiones de acuerdo a los planes de acción sectoriales (Energía, Bosques, Transporte, Industria, Agricultura y ganadería, Infraestructura y territorio).
Capítulo 3. Evaluación por sector del cumplimiento de las metas de reducción y mitigación. Análisis de procesos en marcha y falsas soluciones.
Capítulo 4. Análisis de los procesos de participación ciudadana y alternativas desde los pueblos.

Lee aquí el Informe NDC

Acuerdo UE -MERCOSUR: la voz de los sindicatos

por María Mercedes Gould. 

El acuerdo UE – Mercosur se negoció durante largos 20 años. Sin embargo, bajo el gobierno de Mauricio Macri se cerró un preacuerdo en 6 meses bajo negociaciones poco transparentes, sin estudios de impacto oficiales y con una gran falta de información pública. Este acuerdo de esencia colonial, debilitaría a los estados del Mercosur y sus democracias desde lo económico, laboral, comercial,  social y ambiental.
En las últimas conversaciones que mantuvieron Alberto Fernandez (actual presidente pro tempore del Mercosur) con el Primer Ministro de Portugal Antonio Costa se visibilizan intenciones de apresurar la ratificación de este acuerdo y la situación se torna cada vez más preocupante para nuestra región
En esta ocasión, analizaremos las consecuencias que esto conlleva en el mundo laboral y para eso dialogamos con Gonzalo Manzullo, Director de Relaciones Internacionales de la CTA Autónoma Nacional y Delegado titular por la CTA Autónoma en el Foro Consultivo Económico y Social (FCES) del MERCOSUR, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS) y la Red Sindical del Sur Global (SIGTUR)

 -Según la cláusula de bilateralidad cuyo consenso fue firmado en la cumbre del Mercosur del 2019 si el parlamento europeo aprueba el acuerdo, solo necesitaría que un país del Mercosur lo apruebe sin la necesidad de lograr primero la ratificación parlamentaria de los restantes países del bloque para que entre en vigor provisionalmente… ¿Esto incluye sólo el pilar comercial? ¿Los países que no hayan firmado tienen herramientas legales para no participar de un acuerdo sin sus procesos democráticos correspondientes?

Este es uno de los puntos más preocupantes. Hay que recordar que la idea de esta cláusula de bilateralidad aparece casi inmediatamente luego del anuncio con bombos y platillos de la supuesta firma del acuerdo durante la presidencia de Mauricio Macri. La verdad es que todavía no podemos decir que esa idea fue desestimada. En su momento se anunció y nos fue comunicado por parte del gobierno argentino como un acuerdo sostenido por los países del bloque Mercosur para justamente poner en marcha el acuerdo con la sola aprobación de uno de los países del bloque. Pensemos por un segundo lo que significa esto: primero que nada dinamita el propio bloque Mercosur porque esto va en contra de sus normas firmantes y de su propio espíritu y de lo que busca construir desde hace tantos años. Pero además generaría una competencia. Por ejemplo, suponiendo que Brasil firma, todo los demás países del bloque deben firmar porque sino quedan en inferioridad de condiciones y empieza una disputa específicamente con lo que tiene que ver con lo comercial. Sólo por mencionar un aspecto, que es realmente muy claro: las cuotas de exportación de carnes del bloque Mercosur no habían sido acordadas cuando se anunció la firma del acuerdo. Es decir, no estaba claro cómo se distribuirían esas cuotas. En esta línea, imaginemos qué pasaría si un sólo país del bloque firma el acuerdo y  lo pone en marcha mientras que los otros no. Esa competencia a la baja destruiría el Mercosur, además de los impactos que ya pone el propio acuerdo inicialmente. 

Hay una idea que viene circulando el último año por parte de la Unión Europea sobre el hecho de que se firme un acuerdo comercial dividiéndolo de los pilares político y de cooperación. No se sabe si va a ser una propuesta que tenga acuerdo para ser llevada adelante pero permitiría un trámite más veloz del bloque de la Unión Europea aprobando solamente el pilar comercial y dejando de lado los otros dos.

La verdad es que todavía no podemos decir que esto sea una voluntad manifiesta pero sí aparecen signos desde la Presidencia del Consejo Europeo en manos del gobierno portugués de avanzar fuertemente con la ratificación de una vez por todas del acuerdo. Así se ha visto, por ejemplo, producto de la comunicación oficial que el gobierno argentino mantuvo con el gobierno portugués hace unas pocas horas donde se reafirma la voluntad de avanzar a fondo con la ratificación del acuerdo. 

Específicamente sobre las herramientas legales que tendrían los países que no lo hayan firmado para participar son muy pocas, dejando un delgado margen de acción. El acuerdo si bien en algunos puntos técnicos específicos no está terminado, pone sobre las espaldas de los países del bloque Mercosur un nivel de obligatoriedad del cual es muy difícil salir. Únicamente queda la posibilidad de no aprobar en el momento en que eso se tramite a través de los Congresos nacionales. Pero sabemos que incluso los gobiernos de corte progresista y popular han quedado aprisionados por este texto ya alcanzado y no se ven grandes perspectivas de una coalición dentro de los congresos nacionales del bloque Mercosur que pueda echar por la borda este acuerdo. 

– Si bien el acuerdo aún no está firmado, las relaciones asimétricas en torno a lo comercial se manifestaron fuertemente en estos últimos 20 años. El Mercosur se ha especializado en la producción y exportación de productos agrícolas mientras que la Unión Europea exportó hacia Mercosur principalmente productos con contenido tecnológico medio y alto repitiendo el esquema colonial. Si el acuerdo finalmente se aprobara… ¿Se profundizarían esas asimetrías o habría más regulación? 

Hay a las claras una asimetría entre ambos bloques porque hay diferencias en las estructuras económicas y productivas; una diferente inserción en las cadenas globales de valor: mientras que del lado del bloque europeo vemos una mayor especialización de bienes de alto valor agregado, industriales y con complementariedades productivas al interior del bloque del lado del Mercosur esto no se ha alcanzado. Vemos más bien una especialización en materias primas y no hay tanto desarrollo del comercio interbloque, salvando algunas industrias particulares. La capacidad productiva de la Unión Europea si no se hubiera firmado ningún acuerdo al día de hoy ya es, de todas maneras, cuatro veces mayor que la del Mercosur. Estos son números y apreciaciones desde antes de que se produjera la pandemia, imaginemos cómo puede llegar a ser hoy con los retrocesos en el crecimiento de las economías a nivel global. 

La Unión Europea ya es uno de los principales socios del bloque Mercosur pero el acuerdo que se propone por la desregulación que implica en algunos ámbitos como en el sector de servicios, o las reglas sumamente flexibles de origen que se proponen que permitirían triangulación de productos, fomentan una competencia totalmente desequilibrada donde principalmente el Mercosur va a perder muchos de los puestos de trabajo industriales que tiene que ya son incipientes y se va a profundizar esta especialización productiva de la que intentamos desembarazarnos que es la especialización en materias primas y commodities. Es decir, lo único que va a fomentar este acuerdo es la reprimarización y la profundización del modelo que ya existe.

Este es un acuerdo a la medida del bloque de la Unión Europea pero a su vez, si lo ponemos en perspectiva, también lo es de las grandes compañías transnacionales que hace mucho tiempo vienen incidiendo en los nuevos acuerdos comerciales y en las agendas de inversión para aumentar sus ganancias y su incidencia. Recordemos que el acuerdo UE – Mercosur no ofrece tampoco cláusulas de protección a la industria naciente, no garantiza procesos de transferencia tecnológica o ayuda a las pymes del Mercosur, y tampoco y esto es muy importante, como lo hemos remarcado en una declaración que salió hace algunas horas de parte de la coordinadora de centrales sindicales del Cono Sur y la Confederación Europea de Sindicatos en torno al acuerdo que no garantiza ningún tipo de medida concreta para el respeto de las normas internacionales del trabajo. Por eso decía que está hecho a la medida de un mundo tallado por arquitectura de la impunidad empresarial.

– Siguiendo los análisis de impacto realizados por colectivos de especialistas, la aprobación de este acuerdo para nuestra región implicaría una reprimarización de la economía que llevaría a una gran desindustrialización. En este sentido, sabiendo que no hay estudios de impacto oficiales por parte de los bloques negociadores… ¿Hay estadísticas o tendencias de cuáles sectores se verán más perjudicados y de qué manera? 

Por supuesto que la ausencia de estudios de impacto exhaustivos profundos es uno de los principales problemas que hemos marcado, porque no hay por ninguno de los dos bloques estudios de este tipo. Sin embargo, en base a lo que conocemos del acuerdo y lo que sabemos de las estructuras productivas de ambos bloques, podemos ver sectores que se verán particularmente afectados como, por ejemplo, el sector de autopartes y automotriz por la liberación que se prevé en el comercio de esos bienes. Es decir, nos veremos inundados de esos bienes relacionados con la industria automotriz provenientes de la Unión Europea que destruirán a  su vez cadenas de valor regionales que fueron construidas con mucho trabajo y a lo largo de mucho tiempo a nivel del Mercosur afectando principalmente a Brasil y a Argentina.

En el caso de los bienes agrícolas podemos decir que se pueden prever dos escenarios: Por un lado que la liberalización para el ingreso de estos productos desde el Mercosur hacia el mercado de la Unión Europea es uno de los pocos aspectos positivos del acuerdo en términos de intercambio comercial, aunque profundizará, como decíamos antes, la primarización de nuestras economías. Pero por otro lado, no debemos descartar que como lo viene haciendo desde hace tanto tiempo la Unión Europea, mantenga barreras arancelarias y fitosanitarias que dificulten el ingreso en el único sector que podría verse mínimamente beneficiado por el acuerdo.

También podemos mencionar que a través de las reglas de origen y de certificación de los productos que circulan en el texto del acuerdo (que conocemos debido al amplio secretismo que ha reinado y a la falta de consulta de los actores productivos, principalmente los sindicatos a ambos lados del océano) podemos decir que las reglas de origen son bastante flexibles, lo que permite la triangulación de productos desde otras regiones para luego ser comercializadas desde la Unión Europea hacia el bloque Mercosur. Incluso, hay cláusulas desde la Unión Europea que permiten la autocertificación, es decir, un exportador es quien certifica el origen de su propio producto exportado; digamos algo que parece visto una locura de este lado porque las reglas de origen que mantiene el Mercosur son bastante más rígidas y elevadas.

En cuanto al tema servicios se propone una liberalización que no es claro, por lo menos al día de hoy, el impacto que tendrá en sectores específicos pero podemos pensar en las telecomunicaciones, en principio, y en ningún caso la experiencia nos demuestra que la desregulación y la liberalización que se proponen en estos acuerdos haya sido beneficiosa para los consumidores y en particular para los pueblos.

Otro de los puntos que aún genera ciertas dudas es lo negociado en torno al tema propiedad intelectual y patentes que podría ser importante y perjudicial desde las industrias farmacéuticas, por ejemplo, de este lado del océano y también, me parece importante resaltar el problema de la liberalización que se propone en las compras públicas en todos los niveles, erosionando el poder de compra de los estados y permitiendo que empresas de la Unión Europea participen en las licitaciones de las compras públicas del Mercosur

Luego, como decía antes, tampoco hay cláusulas de transferencia tecnológica ni de protección para las industrias nacientes del Mercosur ni apoyo para las pymes que son motor del empleo, por lo menos, en nuestro país. 

– Teniendo en cuenta que las estructuras de construcción política en el Mercosur se encuentran debilitadas y con poco contenido… ¿De qué manera se articulan los sindicatos de trabajadores en el Mercosur para hacer frente a este acuerdo?

Bueno, creo que durante los últimos años se ha evidenciado no solo de parte del gobierno argentino con la presidencia de Mauricio Macri, sino también con un clima de época que azotó a la región con el ascenso de varios gobiernos neoliberales pero también de derecha, una desaceleración del Mercosur como instancia de articulación y verdadera integración no sólo en términos económicos y comerciales, sino también político, cultural y social. Hay órganos e instancias de participación social que se han construido gracias a la presión de organizaciones sindicales y actores de la sociedad civil que lamentablemente se han visto vaciados de contenido, pero a su vez, son presa de las intenciones de reforma institucional del Mercosur que buscan achicar la estructura del Mercosur y con el pretexto de “darle una mayor agilidad y un mejor funcionamiento” buscan quitar presupuesto o directamente eliminar algunas instancias de participación y de consulta con la sociedad. Desde el sector sindical, nuestra CTA – Autónoma participa del Foro Consultivo Económico y Social del Mercosur que es un órgano institucional, parte de Mercosur, donde está nucleada la sociedad civil de cada uno de los estados, incluyendo el sector empresarial, el sindical y el tercer sector de cooperativas y organizaciones en general de la sociedad civil. También participamos fuertemente de lo que son los organismos socio-laborales del Mercosur. Desde todos estos ámbitos hemos visto como paulatinamente han intentado vaciar el contenido del Mercosur en la medida de que al mismo tiempo se ha desacelerado

Es necesario, recuperar el Mercosur no solamente como un mercado sino en el sentido de una integración regional profunda, verdadera, que es lo que puede garantizar un bienestar para nuestros pueblos. En este sentido, esta es una más de las instancias y bloques regionales que debemos recuperar. En un momento en que no hay dudas de que nadie se salva solo y a la luz de los impactos de la pandemia en un mundo totalmente globalizado e interconectado no podemos vivir aislados. Se trata en todo caso de mantener nuestra autonomía estratégica siempre desde una perspectiva de integración. 

Desde ese lugar es que los sindicatos nucleados en la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur venimos empujando por fortalecer el Mercosur, por vitalizarlo,  por no abandonar los espacios y por fomentar una integración sustantiva a nivel regional. Creo que en esta etapa es  donde está clara la voluntad, así como algunos  estados de la Unión Europea en principio se habían opuesto al texto tal cual como está (aunque están abiertos a tramitarlo rápidamente con algunos protocolos), hay otros, como la presidencia portuguesa, que buscan acelerar rápidamente la ratificación porque sino sería también una derrota diplomática luego del anuncio con bombos y platillos de la firma del mismo. Creo que es una etapa de fortalecer nuestras alianzas, no sólo entre sindicatos de la región, sino también con las organizaciones de la sociedad civil en general, con los actores productivos, a ambos lados del atlántico, para dejar en claro que este acuerdo tal como está en el mundo en el que vivimos y dadas las asimetrías entre ambos bloques lo rechazamos

No es posible un acuerdo sin la consulta de los actores productivos. No es posible un acuerdo basado en el secretismo.  No es posible un acuerdo donde sindicatos y actores productivos no participen del monitoreo de la implementación de aquello que se firme. No es posible un acuerdo que no respete el desarrollo sostenible, sustentable y las normas internacionales del trabajo.

Creemos que no se trata de oponerse a todo tipo de acuerdo sino de dejar en claro que queremos un modelo productivo que sea sustentable y que sea en beneficio de las grandes mayorías y que para eso cualquier acuerdo de asociación no puede ser un mero acuerdo de libre comercio y desregulación. Debe ser ante todo, producto de un debate abierto, democrático donde todos los actores productivos y todas las organizaciones de la sociedad civil tengamos voz y seamos consultados. 

Acuerdo UNIÓN EUROPEA – MERCOSUR. Impactos en los derechos colectivos de los pueblos

La ratificación del acuerdo entre la UE y el MERCOSUR conllevaría graves consecuencias ambientales, sociales y económicas para nuestra región. En eso coincidieron los oradores del conversatorio “Acuerdo UE – MERCOSUR. Impactos en los derechos colectivos de los pueblos” organizado por Amigxs de la Tierra en el marco de la semana de acción de la Jornada Continental por la Democracia y en contra del Neoliberalismo.

Gonzalo Manzullo es desde el 2015 director de Relaciones Internacionales de la Central de Trabajadores Autónoma de la Argentina (CTA-A) y Delegado titular por la misma central en el Foro Consultivo Económico y Social (FCES) del MERCOSUR, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS) y la Red Sindical del Sur Global (SIGTUR). En su exposición hizo eje en los aspectos laborales que la ratificación del acuerdo implicaría para la región: “No sólo estamos hablando de algunos impactos negativos en la industria sino que podríamos hablar de poner en riesgo la supervivencia de muchos sectores industriales, empleos industriales, la destrucción de de puestos de trabajo. No tenemos mecanismos de protección para pymes, que en países como el nuestro son los principales creadores de puestos de trabajo”.

En cuanto a las incidencias ambientales del acuerdo, Natalia Salvático, educadora ambiental, Presidenta de la Fundación Amigxs de la Tierra Argentina y coordinadora del programa de Agua comentó: “No deja de ser llamativo que la cuestión ambiental sea la mayor objeción a un acuerdo netamente comercial, y que a primera vista, por el cumplimiento de las metas de la Conferencia de las Naciones Unidas por el Cambio Climático y el escándalo de las quemas en el Amazonas, que eso sería lo que los medios hegemónicos y los gobiernos nos muestran como problema. Pero lo que decimos es, a no engañarnos, porque no es un acuerdo de protección del ambiente, sino que es claramente contradictorio con el cuidado de los territorios y fomenta el daño ambiental”.

Por último, Beverly Keene economista, coordinadora de Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina, y docente de la Cátedra Cultura de Paz y DDHH de la Facultad de Ciencias  Sociales de la Universidad de Buenos Aires llamó la atención sobre la cosificación de los pueblos en función de los intereses corporativos: “Estos acuerdos nos convierten a todos en consumidores, no somos más que eso, somos consumidores, somos objetos de las prácticas de las empresas transnacionales que van a operar bajo ese marco. Este acuerdo ha sido muy celebrado remarcando un comercio basado en normas, pero esas no son  las normativas del derecho humano, de protección de derechos laborales, de derechos ambientales… son las normas que protegen al capital”.

La inminente presidencia pro tempore de Argentina en Mercosur abre una posibilidad para que las organizaciones y movimientos sociales locales puedan lograr una mayor incidencia en el rechazo al acuerdo, “tenemos la necesidad, la obligación y la posibilidad de incidir con mayor fuerza” manifestó Beverly Keene. 

Podés ver el webinario completo haciendo clic aquí: https://youtu.be/5fHIOqkD5iw

UE-Mercosur: un acuerdo sobre la desigualdad

El acuerdo Unión Europea – Mercosur se negoció por 20 años. Sin embargo, bajo el gobierno neoliberal de Mauricio Macri se cerró un preacuerdo en 6 meses, a través de negociaciones poco transparentes y con una enorme falta de información. Este tratado, tal como se encuentra actualmente, propicia las políticas extractivistas en América Latina, y por ende debilita las democracias que ya se encuentran bajo ataque en nuestro continente.

En Argentina, la tercera economía del cono sur, no sólo fue ratificado, sino impulsado fuertemente, sin existir estudios de impacto ni información pública. Los beneficiarios son sectores minoritarios que participan del comercio exterior, no las mayorías trabajadoras.

La asimetría entre el Mercosur y la Unión Europea es evidente. El presente acuerdo sólo profundiza las desigualdades entre ambos bloques, y no incentiva ni la industria nacional ni la del Mercosur. La gestión del gobierno actual, bajo la presidencia de Alberto Fernández  no ve con buenos ojos este tratado, debido justamente a su disparidad. La posición argentina en este escenario es clave, ya que el signo político de los demás miembros del Mercosur  ha virado a la derecha, lo que propicia las políticas neoliberales, entre las que se encuentra este tratado.

Es necesaria asimismo una articulación internacional con marcada solidaridad internacionalista, ya que estas asimetrías y doble estándar en materias como protección ambiental y DDHH entre los pueblos de Europa y América Latina no pueden ser validadas bajo la forma de un tratado comercial.

El 28 de junio de 2019, se anunció la conclusión de las negociaciones luego de dos décadas de idas, venidas, tensiones y negociaciones entre los dos bloques económicos. En la actualidad, uno de los ámbitos más destacados del debate sobre el tratado es el ambiental. Nunca antes el cuidado del ambiente había tenido un perfil tan alto en las negociaciones internacionales para tratados de libre comercio. Esto se materializó el miércoles 7 de octubre,  cuando los eurodiputados impugnaron el acuerdo presentado,  en una votación que presenta por primera vez cuál es la opinión mayoritaria en ese organismo, sin cuyo visto bueno no puede formalizarse el convenio comercial. El rechazo de los eurodiputados al acuerdo comercial no significa un veto al tratado, que aún no fue oficialmente sometido al Parlamento, pero sí muestra por primera vez que la mayoría de los legisladores europeos se resiste a la idea de aprobarlo. El eje de la impugnación al acuerdo fue la preocupación por el cambio climático, un tema que se ha vuelto central en el debate político europeo de los últimos años y que es una bandera levantada en alto por varios partidos[1]. Sin embargo, este no es su único lado oscuro.

El rechazo actual se centra en el presidente de Brasil Jair Bolsonaro, pero lo que se impugna es el mismo problema que tiene Argentina: los incendios forestales para la extensión de la frontera agroexportadora. El acuerdo,  es de por sí contradictorio con las políticas climáticas acordadas en París por los líderes mundiales y ratificada por nuestro país, y este cumplimiento es una condición del acuerdo comercial. Sin embargo,  no incluye mecanismos exigibles o sanciones por incumplimiento a la protección del monte nativo.

Además, la deforestación y el incumplimiento de las metas de reducción de emisiones,  no serían el único impacto ambiental: la liberalización del comercio en el clima implica múltiples efectos negativos, incluidas emisiones de gas metano, aumento del transporte y contaminación marítima, aumento de uso de agrotóxicos, etc.

A estos impactos se sumarían los económicos, laborales e industriales, dado que el acuerdo implica la reducción de la matriz productiva interna a favor de la apertura de importaciones en rubros clave para el sector productivo nacional.

Si bien la firma del acuerdo implica un grado de avance significativo hacia su concreción, aún es necesario dar el debate en el Congreso, y la dirigencia política del gobierno actual se ha pronunciado en contra antes de asumir sus funciones en 2019.

Por otro lado, el gobierno nacional ha impulsado, durante el contexto actual de crisis pandémica, una serie de medidas para la recuperación económica vinculadas a la protección al mercado interno, la promoción de la industria nacional y el control de retenciones, medidas que se contraponen a la lógica intervencionista del acuerdo por sobre la soberanía de las naciones del Mercosur.

La posición de Argentina en el contexto político regional es fundamental para frenar la ratificación de este acuerdo claramente dañino para nuestra región, dado que el resto de los países que componen el Mercosur ya han dado claras intenciones de acompañar la iniciativa europea. Organizaciones socioambientales de ambos bloques nos organizamos en contra de un acuerdo que no respete la integridad de nuestros territorios ni nuestros derechos democráticos a una vida digna.

[1]https://www.tiempoar.com.ar/nota/bolsonaro-eje-del-rechazo-europeo-al-acuerdo-ue-mercosur (consultada el 10/10/2020)

La deuda es con nosotras y la naturaleza

Compartimos nuestra denuncia en el Juicio Popular contra la Deuda y el FMI, presentada el 17 de septiembre .

Denunciamos el conflicto capital-vida y las crisis interrelacionadas

El modelo extractivo y de producción y consumo que sostiene las sociedades que habitamos es incompatible con la regeneración de la vida y genera una cultura que desvaloriza tanto el trabajo de cuidados como la importancia de la naturaleza, provocando una invisibilización de ambos, pero sin embargo desarrollando intensos procesos colonialistas y extractivistas de los cuerpos y territorios. Como resultado existe una tensión constante e irresolvible entre el capital y la vida, la cual siempre está bajo amenaza.

Este sistema económico desemboca hoy en una crisis pandémica como la que atravesamos, que no es más que la manifestación explícita de las crisis interrelacionadas que enfrentamos desde hace muchos años: la crisis del clima, del agua, de la biodiversidad, el escándalo de la pobreza, la crisis de cuidados, la crisis de salud. Todas estas crisis tienen sus  causas estructurales en el sistema capitalista, que ha demostrado su incapacidad  y su desinterés por preservar la vida digna y cuidar de los pueblos la naturaleza y los territorios.

Denunciamos las falsas soluciones

Hoy una vez más la responsabilidad de solución se carga sobre el trabajo invisibilizado y precarizado de las mujeres y proveedoras de cuidados,  así como también se aprovecha para un avance más profundo sobre la naturaleza, ofreciendo falsas soluciones a la crisis económica, mediante incendios de humedales, minería declarada como actividad esencial y proyectos para granjas industriales de cerdos.

No resulta viable ni ético que los organismos internacionales de crédito e inversionistas ofrezcan las mismas recetas y falsas soluciones que nunca funcionaron, ante una crisis inédita generada por ellos mismos y sus políticas.

Reclamamos medidas de recuperación justa

En primer lugar, abandonar neoliberalismo y la austeridad propuesta por organismos como el FMI, y adoptar políticas inmediatas basadas en la justicia distributiva pero reconociendo los límites ecológicos. Es imprescindible que los gobiernos no socialicen las pérdidas de las grandes empresas y garanticen los servicios públicos para toda la población.  Los gobiernos deben cerrar las negociaciones de liberalización comercial e inversiones cuyo propósito es apuntalar aún más el poder de las empresas transnacionales a expensas del sur global. Asimismo se deben comprometer a aprobar legislación jurídicamente vinculante sobre empresas transnacionales y Derechos Humanos a nivel internacional.

En segundo lugar las medidas de recuperación deben fundarse la solidaridad internacionalista. Es necesario anular todas las deudas del sur global, porque el sur es acreedor de una deuda ecológica histórica. Tiene que aplicarse un principio de pago y reparaciones por la deuda climática y la deuda ecológica garantizando fondos como subvenciones no reembolsables, sin condicionalidades agregadas y no como préstamos.

En tercer lugar es fundamental fortalecer la democracia y garantizar los derechos humanos y de los pueblos. Fortaleciendo la lucha internacionalista contra la derecha, el fascismo y el racismo, revertir los golpes de estado que se vinieron dando en nuestra región con fuertes vínculos al poder económico y con avances de la agenda extractivista.

Por último, en cuarto lugar necesitamos que los gobiernos respondan a esta crisis múltiple con una agenda transformadora de cambio de sistema para no volver a la vieja normalidad racista, neocolonial, patriarcal, violenta y ecocida.

La crisis de coronavirus pone al descubierto que la destrucción de los ecosistemas está facilitando la propagación de patógenos que afectan nuestra salud. Esta no es la primera pandemia que enfrentamos ni será la última, porque el modelo extractivo, fundamentalmente el agronegocio, genera enormes problemas de salud pública y se le debe poner freno, a la vez que se fomenta la agricultura agroecológica y se detienen los desalojos de comunidades campesinas e indígenas. Ahora tenemos que responder a la  crisis del clima y a la crisis de salud de manera simultánea, esto implica dejar de subvencionar a las empresas de energía sucia sustituyéndola por una matriz 100% renovable.

Nos rehusamos a volver a la vieja normalidad de la dominación.

Exigimos una transformación que respete profundamente los principios de cuidados, reorganizando los mismos de manera tal que esa responsabilidad sea compartida entre hombres mujeres y el estado mediante los servicios públicos suficientes y accesibles para todas y todos, y el fin del ecocidio mediante el falso paradigma del desarrollo, recreando una transición hacia otros mundos posibles, donde podamos vivir vidas dignas de ser vividas.

Llamamos a la semana de acción global contra la deuda del 10 al 17 octubre de este año.

Más información:

https://www.foei.org/news/covid-19-coronavirus-crisis-system-change

https://www.foei.org/news/system-change-human-rights-corporations-un-treaty

https://www.foei.org/news/letter-world-trade-organization-wto-covid19-coronavirus-medicine

https://www.foei.org/es/noticias/recuperacion-justa-crisis-covid-19

https://autoconvocatoriadeuda.blogspot.com/