“Ves que te están fumigando… Algo tenés que hacer”

La Asociación Campesinos del Valle del Conlara nuclea a familias campesinas de diferentes localidades de esa región, en la provincia de San Luis.

Luego de casi una década de lucha colectiva contra las consecuencias del modelo agroindustrial, el pasado 15 de noviembre presentaron un recurso de amparo ambiental para protegerse de las fumigaciones con agrotóxicos que se llevan a cabo indiscriminadamente en la zona, haciendo especial hincapié en la salud de los habitantes del Paraje Santa Martina.

Pasados diez días desde la presentación del amparo, la jueza a cargo lo rechazó con falsos argumentos.

Ante este dictamen, las comunidades necesitan hoy todo nuestro apoyo para poder continuar la lucha, para que no se acalle a los que se oponen a este sistema de producción tóxico, pero por sobre todo, para que se logren respetar sus derechos vitales.

Tuvimos la posibilidad de conversar con “Goyo”, campesino de Santa Martina, que nos relató la situación que vienen padeciendo desde la década de los ’90.

 DSC043091

“Los Campesinos del Valle del Conlara somos cinco comunidades, pero indirectamente hay cuatro comunidades más trabajando. Son comunidades campesinas, de la tierra, que fueron olvidadas y castigadas por las políticas actuales y las de siempre. Simplemente por defender una vida digna en el campo.”

“Yo vivo en Santa Martina, que es una comunidad de la organización. Monsanto está desde el ’98, ’99, pero estaba un poco más lejos. Ahora empezó a alquilar todo campo de aquel que ponga riego, un pivot a la redonda, y les paga por adelantado. Ese año que empezaron se hizo muy visible cómo trabajaban, porque el fumigador entraba día por medio, dos días, y empezó a pasar el avión. Qué tiraban, no sé, lo marean a uno.

Tuvimos malas experiencias de eso, porque venía mucho olor a nuestras casas y empezaba a doler la cabeza, arder los ojos, la piel de la cara, como si tuviéramos una comezón, dolor de garganta, sangrados de nariz, retorcijones del estómago…”

“Yo tengo una beba de 70 días. Este mes recibimos cinco fumigaciones, así que cada vez que aparece el fumigador nos vamos para que ella no sea afectada.”

“Esto es clarito. El problema es para todos, para la gente de la ciudad y para la gente del campo.

Este sistema de producción con veneno nos está poniendo en la mesa alimentos, si se le puede decir alimento o una porción de veneno, cada día en nuestros platos, y transgénicos. Nos van enfermando, poquito a poquito.”

“Fuimos agarrando coraje, activando. Ves que te están fumigando… qué hacés? Algo tenés que hacer.”


Amparo ambiental

Respuesta al rechazo del amparo