Tierra para los pueblos y los bosques, no para los monocultivos

En una visita de representantes de la Red Latinoamericana contra los Monocultivos de Árboles (RECOMA) en mayo de 2018 a los productores independientes de Puerto piray, en la provincia de Misiones, constatamos que la comunidad del Piray en Km 18 está consustanciada y activa en trabajar las tierras obtenidas, que totalizan 600 hectáreas, mediante el proceso de expropiación (LEY XXIV – Nº 11), tomamos conocimiento de que se encuentran impedidos de hacer uso pleno de su territorio, lo que pone en serio riesgo su desarrollo económico.

pip

En junio de 2013, la Legislatura de Misiones aprobó la expropiación de 600 hectáreas a Arauco. La primera entrega de 166 hectáreas de tierras fue recién en 2017 y el trabajo para los campesinos fue durísimo. Se encontraron con que el terreno estaba muy compactado por los ciclos continuos de plantaciones de 8/9 años y las toneladas de peso de las maquinarias que utilizaba la empresa.  A ello se sumó que, tras años de aplicación de agrotóxicos, cuando apareció un cultivo sin químicos, se llenó de insectos y plagas que habían desaparecido por el uso continuado de los venenos. A pesar de todas estas demoras y dificultades, los productores del Piray han avanzado en la producción con tesón y empeño.

En particular, en estos momentos, en los cuales las familias nos informan de las graves consecuencias que sufren por la profunda crisis económica, es de suma preocupación que no puedan avanzar en sus proyectos productivos sembrando en la totalidad de las tierras que les pertenecen por lucha, derecho y ley.

Esta situación se suma a la intención de la empresa Arauco de volver a plantar árboles en el territorio expropiado por ley. Esta actitud totalmente irresponsable no nos sorprende, ya que funciona en correlato a la postura que asume Arauco para con las comunidades en todos los países donde opera, haciendo uso y abuso de su posición de actor económico dominante y negadora de los impactos sociales y ambientales que sus monocultivos generan localmente.

Se solicitó a la gobernación de la provincia y el consejo deliberante que finalmente cumpla la ley, entregando las restantes 434 hectáreas, y que arbitre todos los medios a su alcance para hacer cesar esta gravísima situación de injusticia que impide a los Productores Independientes del Piray acceder a sus tierras, mediante una nota firmada por 15 organizaciones de toda américa latina, y seguimos recolectando adhesiones y apoyos. Tierra para los pueblos y los bosques, no para los monocultivos!!