Semana de Acción contra el G20: contando alternativas.

Buenos Aires se prepara para recibir a la cumbre que promueve el neoliberalismo. Mientras tanto, diversas organizaciones sociales nos reunimos contra el G20 y el FMI en la primera jornada del Foro de Bienes Comunes.

Mientras un militarizado Buenos Aires intenta ser vaciado en pos de los intereses de las elites políticas y económicas para la Cumbre del G20, las organizaciones sociales nos reunimos para fortalecer nuestras redes y oponernos al extractivismo jerárquico de los modos de vida comunes, ecológicos e igualitarios que promulgamos. En el marco de acción de la Semana de Acción Global “Fuera G20 y FMI”, cuyo programa puede consultarse en www.noalg20.org,  desde el Foro de Bienes Comunes profundizamos en cómo impacta la cumbre del Microcentro en nuestras posibilidades de alcanzar un mundo más equitativo y soberano.

WhatsApp Image 2018-11-28 at 11.36.20 AM

Desde las 10 y hasta las 19 h, debatimos y compartimos experiencias en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, foco de la Contra-cumbre “No a la OMC” del año pasado, y actual sede de su secuela contra el G20. Allí nos reunimos, con todos los interesados, representantes de diferentes comunidades, experiencias de lucha y regiones del país. Comenzamos debatiendo sobre el contexto extractivista y de militarización del que partimos para definir la resistencia y autodeterminación de los pueblos que construímos, para terminar proponiendo las alternativas sistémicas a las que aspiramos.

Con la próxima flecha apuntando a los Tratados de Libre Comercio que el G20 rescata en traición a los acuerdos internacionales de Derechos Humanos, las mesas apuntaron también a levantar la mirada para reconocer la magnitud del enemigo: el capitaloceno. Esta ilusión de la expansión ilimitada en detrimento de la supervivencia del sistema, donde todo es comercializable, donde la naturaleza es un activo financiero y el respeto por los derechos humanos, un costo.

La alternativa, como expresó una de las compañeras del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, se trata de “recuperar el buen vivir, la unidad de los pueblos y la reciprocidad con la naturaleza”. Y agregó sobre la situación argentina: “Tenemos que recuperar los ríos, las montañas. Chubut está casi toda entregada a las grandes corporaciones. Pero aún así los hermanos nos mantenemos en pie, alrededor de las 36 comunidades originarias que tenemos a lo largo del territorio. Seguimos luchando para ser visibilizados, reconocidos con nuestras identidades y cosmovisiones. Queremos un estado plurinacional.”

Las mesas gozaron de la crítica y la voluntad de cambio estructural que une las diversas luchas, sin perder en especificidad. Ejemplo de esto fue la charla con Marcos Ezequiel Filardi, de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (CaLiSA Nutrición –UBA), quien diseccionó las mesas donde se toman las decisiones sobre el sistema alimentario -“donde realmente se discute el futuro de las cosas no es el G20, sino el Business 20 donde se cocinan los negocios”, explicó-, así como la crisis del sistema agroindustrial y la construcción de posibles alternativas.

“Coincidimos con ellos en que este sistema no alimenta a nadie”, tituló, y continuó diciendo: “(Ellos) se hacen cargo de que manejan el 66% de las tierras agrícolas del mundo, el 85% del PBI mundial, el 75% de la comercialización mundial y de que, este sistema que ellos dominan, no está alimentando a 817 millones de personas. De que está generando distintas formas de malnutrición y enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas a la alimentación. Y se hacen cargo de que hay una degradación progresiva del ozono que hace imposible la producción alimentaria al largo plazo. Entonces dicen que el sistema que ellos forjaron está en crisis. Y ahora dicen que ellos tienen la receta para sacarnos de este entuerto. (…) Soluciones que no hacen más que profundizar los tres rasgos dominantes de ese sistema agroindustrial: la comodificación, la financiación y la acaparación”.

Por nuestra parte, desde Amigos de la Tierra Argentina colocamos en la mesa el debate sobre el ecofeminismo. Como ecologistas creemos que nunca llegaremos a la justicia ambiental mientras persista la  injusticia social y económica, la cual es determinante y determinada por la injusticia de género. Y, en un momento en que las mujeres asumimos posiciones de liderazgo colectivo en las luchas y buscamos autonomía, es imprescindible problematizar nuestro rol como cuidadoras y reproductoras de la naturaleza y sus recursos.

La jornada terminó con una puesta en común y con muchas ganas de ampliar las propuestas con las mesas de trabajo de los días siguientes. Por eso, invitamos a todos a consultar el cronograma (en www.noalg20.org) y a apoyar la soberanía del mundo que aspiramos a crear en conjunto. Después de todo, en momentos donde el poder se reúne tan blindadamente, alimenta recordar que los que quedamos afuera somos más. Y que en nuestras luchas diarias se guardan los secretos para derribar las paredes.

Producción: Natalia Salvático & Indra Seebarun.
Redacción: Camila Trama.