“Queremos y creemos en una manera alternativa de hacer las cosas”

Sergio Mendez, alias Checho, es uno de los miembros más antiguos del grupo Lapacho de Guardianes del Iberá. Nos cuenta con alegría que como grupo están realizando proyectos a mediano plazo para su ciudad, Corrientes, con una perspectiva ambiental y social.

“Últimamente estamos haciendo una actividad de vivero que dura 8 meses donde hay 20 participantes. Hay una buena participación, mucha predisposición de los chicos, la verdad que están bastante enganchados. Ademas del dictado de todo lo normal que sería de vivero, que serían esquejes, cómo jardinar las semillas, cómo obtener plantitas de distintas formas, estamos encargados de un proyecto aparte de eso. También estudiamos los tipos de árboles, que hay en la región, y las plantas, justamente enfocado en el tema de vivero, y como para complementar y dejar algo de todo eso, para dejar algo a la sociedad, al ambiente y a las personas, estamos encargados de un proyecto de arbolización urbana. Justamente para, a medida que vamos haciendo el entrenamiento, hacer investigación. 

Ya hicimos una salida de campo donde hicimos un relevamiento del estado de los árboles [de la ciudad], del estado fito sanitario, de qué tipos de árboles hay, y dónde no hay, para encarar un proyecto el año que viene y empezar en el casco urbano que es el principal lugar donde prácticamente hay calles donde no hay nada. Y enfocarnos desde el centro hacia afuera. Entonces la idea es hacer toda esta investigación del estado actual para presentar un informe a la municipalidad para poder trabajar en conjunto (con ella) para qué nos pueda, digamos, brindar todas las herramientas necesarias para ejecutar este proyecto. De verdad que hay bastante predisposición positiva de los chicos, están bastante enganchados.

¿De dónde son las personas que participan de estos talleres?

Hay personas de acá del barrio, y muchos estudiantes. Por ese lado también es muy positivo porqué justamente tienen que ver con lo del vivero, hay chicos de Biología o de Astronomía y lo que ellos puedan complementar es muy positivo. Hay chicos también del Profesorado de Biología que justamente cuando hablamos de eso, del tema de los árboles, lo que acordamos es que no es cuestión de ir a plantar y nomás, sino tratar de dejar una huella por la sociedad, el objetivo es hacer que eso perdure en el tiempo. La idea también con estos estudiantes que son profesorados es generar una educación enfocada principalmente a los niños, a los chicos… Cómo mantener, cómo cuidar, digamos, todas estas características para que se puedan quedar en la sociedad, para que se perpetúen en el tiempo, para que se puedan conservar, para que no sea algo momentáneo.

La mayoría de los participantes son del interior, estudiantes. Por ahí son de Bella vista, de Chaco, del interior de Chaco, hay gente de acá, de Corrientes, de San Pedro. O de mucho más al interior como Mercedes, Esquina o de San Martín del Chaco, por ejemplo, hay otros chicos.

¿Por qué empezaron a hacer un proyecto de vivero? ¿De dónde nace la idea ?

La idea de vivero salió principalmente del conocimiento que yo tenia también, digamos, acerca de las plantas. Yo hago bonsai y siempre me encantaron además, siempre leí lo que sea de huertas, todo lo que sea sustentabilidad me interesa mucho, lo que sea el uso de químicos biológicos para controlar, todo lo que haya que ver con eso de las plantas y sustentabilidad. Entonces enfocado en este punto de vista, enfocado a ver qué se podría hacer, entonces elegí la parte del Iberá, porque además también se puede complementar esto de arbolización con el trabajo que tienen los compañeros del interior, los que tienen, justamente, vivero. Además son ellos también los que justamente tienen vivero, acá en la ciudad no hay mucho espacio, ellos serían los productores y proveedores, lo que sería lo ideal, o sea que la municipalidad le compré a ellos para armar con la gente del interior un proyecto sustentable en el tiempo, que englobe algo mucho más complejo…
Bueno sé que además del entrenamiento de vivero están haciendo uno en turismo sustentble…

Ah sí, el otro entramiento que también tiene otra proyección para tratar de que, como te dije, no sólo sean entramientos y terminen acá, sino tratar de que dejen algo. Justamente el entramiento de turismo, la idea final sería lograr hacer una reserva, es un sueño digamos, bueno estamos trabajando en eso… Ahora estamos haciendo los relevamientos, o sea estamos yendo al campo, estamos viendo los recorridos que hay, los senderos que hay.

El estado actual de todo lo que son los bañados [de Corrientes capital] lo dividimos en dos partes en este momento, la parte norte y la parte sur, de verdad que es un espectáculo. Estando acá dentro de la ciudad, no hay mucho conocimiento, por lo menos yo no conocía, 8 años que estoy acá y no conocía nada de esa naturaleza, hay mucho monte cerrado casi prácticamente nativo, o sea de muy poco uso.

Hay mucho que se puede llegar a recuperar y que se puede llegar a conservar y sería la idea, justamente como hay muchos proyectos inmobiliarios que están avanzando… Teníamos una huerta antes que estaba hermosa, con los maices así altos, re felices, hasta que… bueno, este emprendimiento inmobiliario [apareció]… Eran tierras fiscales y de un momento para otro apareció un dueño, así! Entonces, nosotros teníamos todo y bueno, hicimos todo lo que pudimos para mantenerla, hicimos todo lo que hacía falta. Pero bueno, hoy en día ya en ese lugar hay un edificio… Por eso el plan es tratar de recuperar y que estos proyectos no sigan avanzando…

Lo que de verdad queda en Corrientes, me resulta increíble y fabuloso qué todavía esté toda esta parte verde prácticamente intocable. Y eso también fue algo de estos recorridos que me pareció importante: que la gente que vive en el lugar respeta muchísimo y cuida y vive en armonía con lo que tiene, o sea hay árboles nativos, hay plantas, distintas palmeras, mucha fauna, el bañado… hay muchos ladrilleros…. La verdad que eso me resultó muy bueno y dije: “tengo mucha esperanza de lo que va a salir, le vamos a meter mucha fuerza”, la verdad que quedé muy contento con todo ese recorrido, de verdad que Corrientes es hermoso, toda esta parte de la ciudad, la verdad estoy muy feliz de poder hacer algo así.

Sería una resistencia al avance inmobiliario?

Exacto, si si si. Sería todo un conjunto, la idea es preservar y que no sigan avanzando en eso, que la gente que está en el lugar siga en el lugar. Porque va a ser un proyecto en que la gente que vive en el lugar va a ser parte [se refiere a los ladrilleros] Entonces se sigue usando el recurso del río que es natural, digamos, el crecimiento del río, que crece, deposita el barro, y es un ciclo, de siempre. La verdad que va a ser una cosa muy positiva, con respecto a la gente, con respecto al avance inmobiliario, con respecto a la preservación de lo que queda, que siga en el tiempo, digamos.

Traías la idea de sustentabilidad, de incorporación al ecosistema. ¿Qué visión tenés vos y el grupo con respecto a la sustentabilidad? ¿Por qué están luchando por eso?

Bueno lo que creo yo, y lo que comparto mucho con el grupo, es en el uso, en lo sustentable del uso de los recursos, digamos. O sea, queremos y creemos en una manera alternativa de hacer las cosas, en una producción que esté en armonía con el ambiente, que sea más hacia la gente y no hacia un grupo pequeño de personas. En la producción orgánica, en qué se puede hacer uso, no usar agroquímicos, si se pueden usar, o si saben o si conocen otras fuentes alternativas de control biológico con ajo, con cebolla… Que la gente pueda producir una huerta orgánica… Es un conjunto de todo, en vez de plantar forestación, plantar bosques nativos… Creo que hay otra manera de hacer las cosas, como lo estamos diciendo, pero de una manera mejor, bien hecha, una manera donde se enfoque más al ambiente y hacia la gente en armonía, creo que es el futuro y es la manera en que podemos seguir viviendo en este planeta, la mejor manera, o sea bien…

DSC01632

¿Qué luchas están llevando adelante ahora?

La verdad que hay muchas y son muy grandes. Contra lo que estamos luchando son gente, son capitales muy grandes y es una lucha complicada. Pero en sus últimos años por suerte se está avanzando mucho, se está avanzando firme.

Principalmente hay muchas forestaciones, estamos en la provincia más forestada del país y casi del mundo. En esta provincia tenemos casi 750 000 hectáreas de pinos… Está la extranjerización de la tierra también, acaparamiento de tierras… Están avanzando, comprando por pedacitos… Bueno por suerte también hay mucha movilización de parte nuestra y de parte de la prensa, lo que pasa es que hicimos mucho trabajo (nosotros) con todo esto… Hay bastantes localidades [en lucha] con Guardianes. Hace poco hicimos una marcha que fue muy representativa, salimos en los medios, así que hay mucha visibilización y bueno, se ve concreto lo que está pasando en las comunidades guaraníes, es un avance pequeño pero firme y concreto. La verdad que a nosotros nos levanta y nos hace bien ver que se está pudiendo… Está la lucha con Harvard por forestaciones, bueno, como te dije, son grandes capitales, pero estamos avanzando.

Por ese lado también estamos proponiendo como lucha a todas éstas, estos problemas que te conté, y hablando de la sustentabilidad, lo estamos promoviendo en el interior, en todos nuestros compañeros, en toda la gente… Estamos proponiendo todo lo que sea cuidado con el ambiente y que los favorezca a ellos también: producción de miel, huerta, vivero, justamente como lo que te conté, todo lo que ellos hagan en concreto, que sepan hacer mejor y que esté armonía. Vamos a enfocarnos en eso y ayudarles en todo lo que haga falta para que seamos fuertes, digamos, todos juntos…
Para cerrar, en tu recorrido de militancia de estos años, ¿qué podes decir de tu propio crecimiento como persona en este camino que emprendiste? 

Bueno, la verdad que sentí siempre esta necesidad, de ver esta injusticia desde chico.
En el pueblo donde vivía, donde estaba, no existe nada así que represente lo que yo pienso o siento. Cuando me encontré con el grupo Guardianes, y también con el grupo Lapacho, me sentí muy bien, me sentí parte del grupo que estamos. La verdad que son muy buenos chicos y representan lo que yo siento, representan lo que yo creo. Aprendí muchísimo la verdad también en todo este tiempo, me abrió la cabeza a muchísimas cosas. O sea, antes veía determinadas cosas que eran así…. ahora tengo como una nueva manera de pensar, de cómo voy a afrontarlo, más estrategias. Un crecimiento personal en la lucha bastante amplio, tengo en concreto hacia dónde quiero ir yo y justamente mi proyecto personal tiene mucho que ver con el proyecto del grupo. Entonces, la verdad que me siento feliz porque es lo que me hace feliz, porque es lo que siento y creo. Entonces, bueno, la verdad que estoy súper, y voy a seguir!