Por una Reserva para todas y todos

Desde hace 25 años, la Reserva Ecológica Costanera Sur (RECS) se convirtió en uno de los últimos pulmones verdes dentro de la ciudad de Buenos Aires. Durante este tiempo ha sido un aula donde todos sus habitantes y demás visitantes han podido aprender acerca de los beneficios del contacto con la naturaleza. Es, además, un espacio público que permite una experiencia singular y reparadora de la mente y el espíritu, opción saludable y cada vez más necesaria en una de las ciudades más pobladas del mundo. La Reserva Ecológica Costanera Sur es quizás uno de los únicos lugares donde aún podemos tener un contacto directo con el Río de la Plata, al que la urbanización cada vez ha alejado más.

Durante los últimos meses, la RECS ha venido sufriendo diferentes problemas, lo cual nos preocupa como organizaciones sociales y ambientales, y ciudadanos en busca de un mejor y equitativo buen vivir. Entre ellas encontramos la creciente intensidad de los actos de vandalismo como incendios, destrucción de bancos, vallas y cestos, cartelería arruinada, robo y otros destrozos; por otro lado y aún más grave, agresiones contra el personal, intimidación contra visitantes, etc.

Consideramos que estas problemáticas surgen principalmente por la falta de inversión del Gobierno de la Ciudad, ya que en los últimos años ha venido manteniendo un discurso de cuidado del espacio público que no se ha correspondido con sus acciones, al no apoyar presupuestariamente los esfuerzos del personal y voluntarios de la RECS ni ocuparse de la seguridad de los visitantes. Precisamente, desde hace varios meses no se cuenta con la presencia de ninguna policía (Federal, ni Metropolitana). De la misma forma, es de conocimiento de las organizaciones que desde la administración de la RECS se han elevado expedientes y contactado a distintas autoridades con pedidos tanto formales como informales para mejorar esta situación, sin obtener como respuesta acciones concretas. La evidente falta de inversión, que vemos con preocupación, la entendemos como una de las estrategias políticas del actual Gobierno de la Ciudad: mostrar un desinterés por los espacios públicos para permitir la ejecución de proyectos gigantescos que los privatizan, en donde en nombre del “desarrollo” se beneficia a ciertos sectores de la sociedad desconociendo a otros. En este sentido, nos moviliza la reciente noticia de un megaproyecto inmobiliario proyectado en la Ciudad Deportiva de Boca Juniors.

En este contexto, hacemos un llamado a la comunidad en general, organizaciones sociales y ambientales, para defender este territorio público. Un espacio al cual todos y todas tenemos derecho, tanto para el esparcimiento libre, como para la formación ambiental, y como proveedor de oxígeno a la saturada Buenos Aires tan imprescindible en estos tiempos.

De esta manera:

• Exigimos al Gobierno de la Ciudad que priorice este territorio, único en la ciudad, y que provea los fondos necesarios tanto para su cuidado como para su normal utilización.
• De la misma forma, exigimos el personal necesario público (y no privado) para su seguridad, como es el cuidado de todo espacio de construcción colectiva.
• Es necesario que desde el Gobierno de la Ciudad se reestablezcan las condiciones necesarias para recuperar el servicio veterinario, y para realizar actividades educativas y recreativas que no impacten el lugar.
• Es imprescindible también legitimar la participación ciudadana en la RECS mediante la reimplementación del Consejo de Gestión, órgano formado por la UBA y OSCs, el cual fue desactivado hace mucho tiempo.

(Nota presentada en la Legislatura porteña, firmada por Amigos de la Tierra Argentina junto a Espacio Intercuencas, Convivencia Urbana de Vicente Lopez, Ecosur, Asamblea Delta y Río de la Plata, Foro Hídrico de Lanus, Asamblea de Wilde y Movimiento en defensa de la Pacha Punta Querandí).