Otro riesgo nuclear

Aumenta la preocupación en Argentina y Paraguay por la planta que se construirá en  Formosa.

planta-nuclear-formosa

Actualmente nuestro país cuenta con 3 plantas operativas (Atucha 1, Atucha 2 y Embalse), y el Plan Estratégico del sector nuclear Argentino plantea ampliar  con un reactor CAREM en Buenos Aires y el siguiente en Formosa, ubicados a sólo  15 km de Formosa y 20 km de la ciudad de  Alberdi, en el vecino país.

No sólo existe el riesgo de un accidente nuclear. La actividad podría contaminar el acuífero guaraní,  y recientemente, el gobierno paraguayo manifestó su interés en ingresar a la cadena de producción de uranio, con lo que el problema se agrava. La minería de Uranio, como las otras, es altamente contaminante.

En nuestro país existen dos minas de Uranio en funcionamiento (en Mendoza y La Rioja) y se planea reabrir la mina de Sierra Pintada, también en Mendoza. La distancia entre estas mineras y Formosa resultan una oportunidad para ofrecer uranio desde Paraguay, una plaza más cercana.

Los accidentes en  1986 en Chernobyl Rusia y 2011 en Fukushima Japón no parecen ser pruebas suficientes para desestimar la energía nuclear por su alta peligrosidad. El Plan nuclear argentino planea expandir esta tecnología en nuestro país.

Diversas organizaciones se han agrupado en la alianza “Paraguay renovable y antinuclear” para rechazar contra esta nueva amenaza a los pueblos.

Es lamentable la apuesta a una fuente más de energía sucia y peligrosa, desestimando los avances tecnológicos en energías renovables que son posibles en nuestro territorio.