“Nos matan de todos los modos” – Avasallamientos en Salta

Oscar Delgado es miembro de la Asamblea Ambiental Yuyo Colorao (Salta) y del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredez-CAPOMA (Ledesma, Jujuy) y viajó hasta Buenos Aires para denunciar la violencia asociada al modelo de acaparamiento de la tierra, al extractivismo de los monocultivos, del agronegocio de la soja y de los ingenios azucareros “que nos matan de todos los modos, ya sea por las armas, destruyendo nuestros recursos o las producciones regionales, o enfermándonos con las fumigaciones con agrotóxicos.”

Conversamos con él en marco del encuentro “Pensando la Transición” realizado el 9 de abril en el Mercado de Economía Solidaria Bonpland.

Entre los hechos lamentables, se encuentra el del trabajador manual de los tabacales Luis Batallán, de Rosario de Lerma, que “murió con síntomas de intoxicación con agrotóxicos. Él quedó internado junto con cinco compañeros que manipulaban las hojas de tabaco recién fumigadas que llevaban a secar a las estufas.” Como es frecuente en estos casos, ni ART ni el sindicato se están queriendo hacer cargo, intentando ocultar esta muerte.

En Vaqueros, a pocos kilómetros de la capital salteña, hay una asociación de pequeños productores que llevan adelante el Mercado Vaquereño de manera autogestiva desde hace dos años. Allí diferentes trabajadores y referentes campesinos están sufriendo un contínuo hostigamiento violento por no poseer los papeles formales de las tierras que, en el caso de la familia Pacheco, habita legítimamente hace más de cuarenta años.

Una de las situaciones más graves ocurrió en el pueblo de Morillo, en el límite con Formosa . La sobrina de una dirigente campesina, “Marisol Campos, de dieciséis años, fue secuestrada el 25 de marzo apareciendo días después muerta, golpeada con mucha saña, y se lo asocia también a la muerte sospechosa en la Comisaría 45 de Tartagal de un referente campesino, Pablo Moreno.” En esa zona ha vuelto al poder el intendente Atajerana, funcionario durante la dictadura militar y hermano de uno de los principales productores sojeros, cuyas empresas han destruído gran parte de la zona de yungas, accionando con violencia y sin reconocer las tierras y derechos indígenas.

Cada vez hay más evidencia de que este es un mal para todos y ninguna sociedad sana puede seguir conviviendo con esto.”

Escucha el audio completo.