La privatización del territorio: acaparamiento inmobiliario en áreas urbanas

Actualmente se da en muchos lugares de Buenos Aires y su metrópoli, especialmente en las áreas costeras, un boom inmobiliario sin precedentes, que se visibiliza mayormente en la creación de barrios privados, los cuales acaparan tierras de alta importancia ambiental y social.

En los territorios se da una resistencia al impulso de expansión inmobiliaria. Los pobladores tradicionales no tienen cabida en este nuevo modelo que se impone, y esta situación genera una pugna entre el modelo comunitario, vecinal y de bienes comunes, y el paradigma neoliberal a ultranza, con la propiedad privada como único valor y la mercantilización de la naturaleza y las relaciones sociales como resultado.

colony23

Podemos vincular este tipo de expansión y acaparamiento de tierras en áreas urbanas y periurbanas, a la especulación financiera de interesados nacionales beneficiados por el acaparamiento de tierras rural favorecido e impulsado por las trasnacionales. Siempre se trata de ordenar el territorio según intereses del poder económico.

En marco de nuestras campañas en defensa del agua y los territorios que la contienen, y en contra del acaparamiento de tierras, entrevistamos a Maristella Svampa, socióloga y estudiosa del fenómeno de los barrios privados y la expansión minera, entre otros temas.

En esta oportunidad compartimos una charla sobre la expansión de los barrios privados en Buenos Aires.

Los barrios privados, un fenómeno en expansión

“Pude comprobar que efectivamente había una consolidación del fenómeno countries barrios privados como espacios de segregación urbana y residencial, y una mayor expansión a partir de los años 2004 – 2005”

“Una de las cuestiones más preocupantes de los últimos años es efectivamente la expansión de urbanizaciones cerradas náuticas (…) que afectan no sólo el suelo sino una serie de servicios ambientales, y tiene que ver con ese proceso de retracción de los humedales a través de todas las actividades que desarrollan (…) se ha ganado una batalla que es la de Colony Park, pero cuantas más quedan…que son invisibilizadas y que muestran claramente el avance de este modelo de ocupación territorial, que tiene mucho que ver, sin duda, con la concentración inmobiliaria, con la especulación, pero que básicamente da cuenta de un nuevo modelo territorial que implica apropiación y despojo”
“No existen controles, se violan todas las normativas vigentes y se trata de neutralizar las demandas o reclamos de las poblaciones ahí asentadas”

Al describir los emprendimientos, relata: “Uno podría caracterizar a las urbanizaciones privadas como urbanizaciones que ilustran a cabalidad el modelo neoliberal, en ese sentido participan de un modelo de concentración de la tierra y de desposesión de tierra y territorio”

La relación entre pobladores tradicionales y nuevos compradores es inexistente y se encuentra en franco retroceso: “Las urbanizaciones privadas tienen la particularidad de colocar fronteras rígidas visibles, vallas, alambres… que separan lo interior de lo exterior: la población protegida de la población potencialmente peligrosa, teniendo en cuenta que en el caso argentino la “suburbanización de las élites” se da en un espacio – el conurbano bonaerense- tradicionalmente habitado por sectores populares o más mixto en términos sociales(…)uno encuentra entonces que las urbanizaciones privadas han desplazado a estos sectores y colindan también con ellos con lo cual se da una relación de puesta a distancia con los sectores vulnerables concebidos como peligrosos(…) uno ve nichos de riquezas instalados en medio de zonas de gran concentración de la pobreza. Hay sectores como Pilar en que la red de countries es tan densa, articulada con supermercados, escuelas, que están construyendo zonas de alta homogeneidad”

“El último jalón de esta expansión de modelo de habitar el espacio urbano, fuertemente segregacionista, son sin duda los countries náuticos y los megaemprendimientos pueblos privados, donde el primer caso fue Nordelta(…) en función de una “ruralidad idílica” ha habido una expansión muy fuerte hacia zonas donde están los humedales, para poder incorporar el sueño perfecto de tener espejos de agua y vivir en una suerte de entorno “natural” perfecto, cuando lo que están haciendo es destruir efectivamente ese entorno natural”

Al respecto de la vinculación de inversores, reflexiona: “Los sectores que se ven beneficiados en agronegocios invierten en ladrillos. Hay una tendencia muy clara ¿porqué? Por que la situación de crisis que pasó en argentina hace que nadie confíe en el sistema financiero argentino, que nadie confíe plenamente en los bancos, entonces es mejor tener ladrillos o tierras para conservar, tener algo concreto en caso que se opere una crisis…y además es una rentabilidad extraordinaria la que están obteniendo aquellos que están ligados sobre todo al agronegocio, con lo cual esto genera un mecanismo de especulación inmobiliaria y de alza de los precios enorme, que ha sido uno de los casos que explica el actual problema de acceso, no solo a la tierra sino a la vivienda…vemos un círculo perverso: sectores sociales vulnerables que se ven expulsados de su tierra por la expansión de agronegocio, los megaemprendimientos turísticos, y prontamente con la megaminería a cielo abierto…lo que vemos son modelos productivos que se basan en el acaparamiento de tierras. Entonces hay población rural que es expulsada a los sectores urbanos, ahora bien: en las poblaciones urbanas no hay posibilidad de tener acceso a la tierra porque ha habido un encarecimiento de la tierra y la vivienda altísimo, a partir de la alta concentración del mercado y la gran especulación inmobiliaria, es muy perverso el sistema. Es expulsivo, tanto en el ámbito rural como el propio ámbito urbano”.

Escuchar la entrevista a Maristella Svampa en la página de Radio Mundo Real