Humedales, otro ecosistema que quiere su Ley

Este 16 de noviembre, el Senado tratará el proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos para la Protección de Humedales, un proyecto que luego de un largo recorrido que duró más de 3 años de debates, logró consenso entre representantes legislativos y organizaciones ambientales y sociales. Llegó la hora de que los humedales tengan su Ley.

P1090556

Sin embargo, no podemos olvidar que las experiencias con las leyes de Bosques y de Glaciares fueron agridulces: una fuerte lucha previa a su sanción por parte de las organizaciones socioambientales, y luego de la misma, una continua situación de incumplimiento, con sus consecuentes reclamos y denuncias que continúan hasta el día de hoy. No podemos dar la batalla legislativa sin tener en cuenta este aspecto estructural de la (i)legalidad  en nuestro país.

¿Pero entonces para qué pretendemos una Ley de Humedales? Por supuesto que para su protección efectiva. Protegerlos cabalmente de la avanzada inmobiliaria, de la depredación, del cambio climático, de la contaminación, de la gentrificación que padecen sus habitantes tradicionales. Necesitamos una Ley de Humedales que contemple y refleje todo su valor para nuestro pueblo.

Como organizaciones defensoras de los Bienes Comunes, entre los cuales, el humedal, constituido por tierra y agua, resulta en un Bien Común por excelencia; no cesaremos en el resguardo cotidiano y real de estos ecosistemas, con o sin legislación que nos ampare. Abogamos por una democracia participativaque nos incluya como actores activos en la gestión de nuestra tierra.

Como habitantes del humedal, lo entendemos y sentimos como territorio con agua, regulador de inundaciones y creador de reservorios de agua dulce. Lo entendemos como espacio de biodiversidad y proveedores de aire puro. Lo entendemos como espejo de agua y espejo de nuestra identidad cultural y nuestro territorio, espacio vital donde nos constituimos como comunidad.humedales de tigre

Que la Ley refleje todo esto, es una tarea ineludible de nuestros legisladores. No esperamos menos. Por una Ley de Humedales, que exista. Y que se cumpla.