“Está bueno seguir trabajando, mezclarse con los problemas que están al lado tuyo”

Liset Alejandra Fernandez es miembro de Guardianes del Iberá y desempeña ahora la función de coordinadora del grupo Lapacho, que es el grupo local en Corrientes Capital. También participa en la parte prensa y difusión de la organización.

¿Por qué te sumaste a Guardianes del Iberá?

En realidad me sumé a Guardianes por la basura. Porque siempre tuve la idea de activar esa parte de hacer y de no quedarte solamente en la crítica. Pensé que no había este tipo de grupos o de espacios acá en Corrientes y un día me escapé de la facultad para andar por ahí, un día hermoso como el día que está hoy y ahí vi la costa, era un desastre (…) Acá en Corrientes no hay un tipo de política de basura ni nada por el estilo. Empecé a pensar otros tipos de soluciones, algún tipo de proyecto de ley y empecé a buscar por internet… Y justo Guardianes del Iberá puso algo así, en la facultad teníamos grupos cerrados de comunicadores, y allí apareció: “Guardianes del Iberá, organización ecologista busca gente que esté interesada para trabajar en…”. Entonces hablé con Emilio, que es el coordinador del grupo, y bueno asistí a una reunión y ahí empezó todo. Empecé a ver que habían otros problemas, que no estaba interiorizada. Y bueno, me parecieron súper interesantes, compartimos mucho en común con los chicos en el sentido ideológico, y me quedé.

Y del tiempo que hace que estás, ¿qué podés ver de cambios o crecimientos como persona?

Bueno como persona, dejé de ver tanto lo que es de acá, de Capital. Yo nomás nací acá en la ciudad, y siempre acá rondaba todo. Y por ahí sí tenía una ligera idea de lo que pasaba en el interior, pero en realidad no estaba completamente interiorizada y con Guardianes me empecé a interiorizar con las cosas, empecé a conocer realmente lo que viven las personas. En lo que me ayudó fue a expandir mi visión hacia el interior, mi visión hacia el interior de Corrientes. Y ver las necesidades que tiene la gente allá y poder trabajar en eso me hizo, no sé, creo que más humana.

Bueno, también me ayudó por ahí ideologicamente, en el ámbito donde me muevo, mis ideas eran medias raras y en el espacio encontré realmente mi lugar, entonces me ayudó a mi crecimiento personal en este sentido, no estoy tan sola.

DSC01648

Y de esta ciudad, ¿qué es lo que te gusta?

Lo qué mas me gusta de la ciudad (de Corrientes) es el río, la gente, es que hay actitudes que quedan, la gente, a pesar de todo el trajín de la vida cotidiana. Igual cada vez están más apurados, cada vez ignoran más ciertas cosas. Pero es como que el trasfondo de la gente queda, ese correntino ahí intacto que cuando te puede ayudar, te va a ayudar, que le gusta mucho la vida así en familia; me gusta mucho su cultura. Ahora grande lo valora más, antes más de chica no, no tanto. Y a nivel de la ciudad, me gusta… Bueno, hay un árbol en el parque Mitre que tiene como una curva perfecta para recostarse y tiene muchos ángulos para ver. Entonces es como que puedes estar de cualquier tipo de ánimo y te sigue sirviendo el mismo árbol, tiene una sombra espectacular… Hay unos balcones viejos, a lo lejos se ve el puente, si amanece lo ves y lo contrario tambien, es súper lindo, y hay un faro al costado, así que es super completo.

¿Y cómo es la sociedad acá ? ¿Decís que está cambiando…?

Acá al nivel cultural es bastante cerrada, es muy tradicionalista. Es como muy elitista la sociedad. La gente común adopta pensamiento de la gente de la alta sociedad o de la gente que está un poco mejor y este pensamiento lo tienen vigente en su discurso y muchas veces no se dan cuenta que eso mismo es contra producente para ellos mismos, que no están en el mismo «nivel» micro social que las otras personas. Bueno, acá el correntino en la ciudad por ahí es un poco mas indiferente que en el interior. Al interior la gente es más sensible, a mi parecer.

¿Viste cambios en tu vida en la ciudad?

Ahora vemos el avance de la parte inmobiliaria, totalmente están cambiando las costas acá, al costado. Me preocupo mucho por el río. No se dan cuenta del valor que tiene, como que bueno, hay basura, lo tiramos al río o lo enterramos. No hay preocupación de ciertas cosas. Es como que tanto que tenemos, no lo sentimos como algo valioso. Si no podemos meternos en el agua se van a escandalizar pero… Esos son los temas que me preocupan trabajar más que nada. Y bueno, al nivel inmobiliario, hay mucha cuestión habitacional acá, no hay lugares para la gente… y generalmente los dueños de todo son cinco personas, cinco familias y bueno, la tierra siempre, como siempre, se la quedan unos pocos.

Contame un poco lo que están trabajando con los entrenamientos.

Hay un entrenamiento de prensa que tiene una mirada radial, comunitaria, otro tipo de comunicación que sea más alternativa, más incluyente y tenga una visión hacia el interior. También estamos gestionando la primer radio guaraní en Corrientes, de la primera comunidad Guaraní también. Y es algo bastante loco pensar eso porque en Corrientes grita por ahí cualquier correntino que es guaraní… pero a la hora de defender eso, es muy poca la gente que lo hace. Entonces creo que la radio va a ser un buen soporte para quien defiende sus raíces. Y por ese lado en el entrenamiento de prensa nos enganchamos para capacitar gente y que esa gente puede capacitar a la vez y hacer producción para que esa radio tenga un buen contenido.

¿Conocés a la comunidad donde está la radio?

Sí, Concepción sí conozco, pero el Estero no. Me da vergüenza decirlo porque como lo re defendemos acá, o sea yo particularmente, y todavía no tuve la oportunidad de conocerlo.
[La radio] me pareció una oportunidad grande para la comunidad en sí. Y fue una experiencia muy linda conocer a la gente, el lugar, por ahí sólo les conocía por teléfono o de nombre. Entonces ver las caras está bueno, y ponerle cara a todos los nombres, a todos los problemas, a la circunstancia de las relaciones… tejiendo en el camino. Para mí fue muy gratificante. 

Es sumamente importante para el reconocimiento popular más que nada, o sea ellos se sienten guaraníes obviamente. Pero sabemos que estamos dentro de una sociedad que necesita toda la parte legal, también eso te facilita mucho, el reconocimiento de los derechos, así que es un avance bastante grande, estoy muy contenta.

Empezaron a aparecer nuevas oportunidades para las comunidades, para los pobladores del lugar, es una cadena de cosas porque el que tenga ese reconocimiento a nivel nacional le da un poco más de autoestima. Como que ellos mismos se autodiscriminaban y era poco entendible eso, pero viendo la sociedad como es, que todavía quedan rasgos tan elitistas… ante el reconocimiento nacional es como que tienen un espacio ya propio y está bueno para su autoestima como guaraní, como poblador.

Pienso que está bueno seguir trabajando, mezclarse con los problemas que están al lado tuyo, que no tenés que mirar para otro lado, por ahí es muy fácil quejarse nomás, esperar que otro active, pero si ese otro también está esperando que vos te actives, no se activa nada, así que hacer que el trabajo sea más colectivo qué individual!