Encuentro de Iniciativas Sustentables en Delta del Paraná – Día 2

Encuentro de Iniciativas Sustentables en Delta del Paraná, Tigre, Buenos Aires

Sábado 11 y Domingo 12 de abril de 2015

(Descargar Informe en PDF: Encuentro de Iniciativas Sustentables en Delta – 2015 )

Cuando hablamos de cambiar el sistema ¿de qué hablamos? Sabemos a qué le decimos NO, pero a qué le decimos SÍ, también.

“Iniciativas de sustentabilidad” comprenden todas las acciones que orientan y cimientan la construcción de sociedades sustentables. Acciones de toda índole que tienen como horizonte la construcción colectiva, el pleno desarrollo de las capacidades humanas, el cuidado de los bienes comunes, el buen vivir y la integración humana a los ciclos de la naturaleza.

Estas iniciativas pueden provenir de diversos ámbitos y se caracterizan por buscar otras formas de hacer y ser. Demuestran que es posible la realización de otras maneras de cultura, de producción, de consumo, de relaciones humanas y con la madre tierra, diferentes al sistema dominante.

 Arrancamos el segundo día de este Encuentro compartiendo la existencia de diversas iniciativas que ya funcionan y cimientan el cambio. Nos propusimos tratar dos temas claves: el consumo, a través de la alimentación fundamentalmente, y las fuentes de energía.

 

De otra economía posible, social, justa y solidaria

Invitamos a Claudia Giorgi y Mario Brizuela de la Cooperativa La Asamblearia (1), para que nos compartieran acerca de sus logros, aciertos y desaciertos, en esta transición hacia otra economía que llevan recorriendo hace ya más de diez años.

“Hay distintas conceptualizaciones sobre qué es la economía social, la economía solidaria, hay mucho debate, y lo hubo siempre en todos los encuentros. Pero, en general, se trata de <otra> economía, por eso se habla de <alternativa>. No es un jueguito, se trata de sostener vidas, se trata de cambiar la historia. Hay planteos muy profundos si es revolucionaria o anti-revolucionaria… Es muy complejo, como lo es la realidad, muy viscosa.”

A partir de contarnos su experiencia en la cooperativa (enlace a nota completa), nos comparte lo que hasta hace un tiempo atrás se veía como una utopía,

“(…) la economía social empieza a cumplir algo que lo hablaron los brasileños, los franceses, en los ’80: “en el verdadero consumo, el consumidor le va adelantar el dinero al productor, y el productor se va financiar!” No necesito un capitalista, no se necesita hacer rico a alguien, no hay que entrar en un negocio financiero. Esa apuesta nunca la pudo cumplir la economía social, y menos con los esquemas que ocurrieron acá, que fueron de: “ah! Yo comercializo solidaridad, entonces te compro a vos y a vos, lo vendo con lo mío pero a todo le pongo un porcentaje.” Eso no está ni bien ni mal… No sé si es marxista, o qué es, pero es un mercado. Y nosotros de ese mercado ya nos caímos y quedamos en el medio de la calle vendiendo pan arriba de la bicicleta. Entonces eso no lo reproducimos más.”

En esta etapa transicional que atravesamos, nos encontramos ya no con una dicotomía transgénico- no transgénico o con o sin agroquímicos, sino con un debate más fino que pone en el mismo tapete a los productos “orgánicos” y a los agroecológicos. Hoy en día, el producto orgánico (con su sello de certificación) es un producto gourmet y completamente despolitizado.

A través de la agroecología en cambio, se trabaja en el acercamiento hacia una sustentabilidad ecológica real, así como en la incorporación del eslabón social como valuarte de esta producción. Los vínculos, liberación de jerarquías, trabajo digno y justo para todos los que participen en ella.

Si vamos más allá, el escollo no es producir sin agroquímicos para dar a basto con la producción. Ese es uno de los grandes mitos que se repiten a diario. Sin entrar en las cifras y pruebas a nivel global y a nivel país que puedan refutarlo.

“Argentina hoy es el segundo país exportador de productos orgánicos [certificados]. Podríamos producir mucho más y dejar de producir “Monsantos” y todo eso. El problema es que [bajo esos sellos] siguen laburando chicos en las fincas, sigue habiendo trabajo explotado y subyace como un problema grave la tenencia de la tierra.”

 “Hay consumidores que son detestables y hay consumidores que son maravillosos, que se han hecho en estos años, que nos han seguido, que saben y que se adaptaron a que <no hay de todo todo el año>, y esperan, y que han comprado sin etiqueta porque falló la impresora… O sea, hay algo que ya funciona. Las certificaciones no nos importan y te tenés que resistir todos los días a transformarte en una tienda ecológica.”

 “Y ojo, se corre el Estado, y no se cae esto.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como dice Serge Latouche (2), se trata de redireccionar la situación actual hacia un programa de relocalización que implique la búsqueda de la autosuficiencia alimentaria primero y la económica luego. Pero añade, “se puede comerciar con las regiones que han tomado la misma opción [autosuficiencia] y pasar del productivismo a intercambios equilibrados que respeten la independencia regional, un comercio de excedentes mutuos producidos sin una sobre carga de trabajo de personas y ecosistemas.” A su vez esta regionalización llevará consigo “la utilización de menos transporte, cadenas de producción transparentes, incitación a un consumo responsable y una dependencia reducida del flujo de capitales (…)”.

 Por último, según Willem Hoogendyk (2) La nueva economía, aplacada, estabilizada y regionalizada, que debería reemplazar progresivamente a la vieja economía desenfrenada, encontrará algunos apoyos en las soluciones alternativas existentes, pero también podrá y deberá apoyarse en los recursos humanos, las competencias y las estructuras actualmente en desuso: las personas sin empleo, los artesanos, las mujeres, las personas con escasa calificación y todas aquellas declaradas demasiado viejas o demasiado jóvenes, demasiado lentas, demasiado discapacitadas o demasiado inexperimentadas”.

 

Tecnologías apropiadas y antihegemónicas

Ante un modelo energético colapsado, para el cual quisiéramos aclarar que debe su estado fundamentalmente al sobreconsumo y derroche, y no a la mayor o menor capacidad de los diversos sistemas energéticos, proponemos hacer un recorrido y una recuperación de aquellas tecnologías que a través de mecanismos sencillos y basados en elementos naturales, estarían al nivel de reemplazar muchos de los artefactos electricidad o gas dependientes que utilizamos a diario.

Hoy debemos enfrentarnos hasta con la paradoja de que el sol, única fuente de energía sobre la Tierra durante millones de años, pase a ser considerada como una energía alternativa.

Esta tarde se hicieron presentes tres jóvenes, Juan Segovia, Roberto Sangiacomo y Santiago Cresci, que nos abrieron el panorama teórico y práctico a lo que hoy se denominan “tecnologías apropiadas” y de la voz de Santiago Cresci, de Artifex (3), escuchamos lo siguiente:

“Hay una energía que funciona, que viene del mercado, y gente que tiene el monopolio de esta energía y de su tecnología. Y hay otras formas de energía que ya existen y que existieron, y que se manejan de otras formas. ¿Cómo? Con energía material del medio en donde uno está viviendo, entonces son adaptadas a ese lugar. Este punto es muy importante porque cambia completamente la mirada. Esa es la idea, porque ya existe tecnología, pero hay que hacer que sea más accesible, más ecológica y más barata.”

“Es muy importante tener conciencia de lo que uno está consumiendo como energía: de dónde proviene la energía? Desde siempre estamos utilizando las mismas fuentes, los mismos elementos primarios de la naturaleza: viento, fuego, agua, tierra.”

“El hombre empezó a desarrollar el fuego, después se empieza a ver que se puede aprovechar la energía del viento para mover. De la combinación del agua y el fuego aparece el vapor y demás… Siempre están estos 4 elementos.”

 “Hay que cambiar el concepto de energía en sí. Hay que pensar la energía no como eléctrica [hoy la fuente principal], sino en los elementos mismos que la generan. El desafío está en nosotros, y en no esperar que otro o el gobierno o empresas se encarguen de traérnosla.

 En el Encuentro pudimos conocer acerca de tecnologías que iban desde la calefacción de hogares o la cocción de alimentos con materiales como barro o tanques de 200 litros reutilizados: estufas rocket, horno chileno, hasta otras como el sistema de recolección de agua de lluvia o los filtros para agua potable de cerámica.

En vivo pudimos presenciar cómo una mini-estufa rocket fabricada con dos latas, más un poco de cenizas y ramas podía encender en segundos una llama suficiente para calentar el agua para el mate por ejemplo.

Los compañeros trajeron también dos modelos de horno solar que pusimos a prueba satisfactoriamente el domingo de mediodía cocinando una prepizza en vivo!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Las Iniciativas de Sustentabilidad están en marcha. Algunas siguen vivas desde siempre en nuestra América profunda, otras nacen cada día en la mente, las manos y el corazón de muchos habitantes del mundo y vecinos cercanos.

Nos encontramos para celebrarlas y compartirlas en este primer Encuentro en la Provincia de Buenos Aires, y esperamos poder seguir replicándolo de manera colectiva, caminando juntos hacia un mundo donde la justicia social y ambiental no sean una utopía. Queremos ser el cambio, encarnarlo y replicarlo, impulsarlo y compartirlo, demostrando que es posible otra realidad hecha por la gente y para la gente, en profunda comunión con la naturaleza, de la que formamos una parte inseparable.

 

Referencias

  1. Cooperativa La Asamblearia: http://asamblearia.blogspot.com.ar/
  2. El gran cambio de rumbo. Someter al dinero y al productivismo. Construir un futuro sostenible y socal. Willem Hoogendyk. España, 2014.
  3. Artifex: https://www.facebook.com/artifextecnologia?fref=ts

 

Organizaciones participantes del Encuentro

Amigos de la Tierra Argentina

Artifex

Asamblea Delta y Río de la Plata

Colectivo por la Laguna de Rocha

Cooperativa La Asamblearia y productores San Miguel – POPE

Docentes, profesores y estudiantes

Ecología política de Patria Grande

Fundación Ecosur

El agua manda

Emprendedores de tecnologías apropiadas

ETIS

Proyecto Delta Sustentable

Vecinas y vecinos del Delta del Paraná