El avance de la Universidad de Harvard con el modelo forestal sobre Corrientes

En la provincia de Corrientes son más de 86 mil las hectáreas acaparadas por la Universidad de Harvard para el monocultivo de eucaliptus y pinos, de acuerdo a un reciente informe realizado por la organización Guardianes del Iberá y estudiantes de la misma universidad.

Harvard es dueña de EVASA S.A. y LAS MISIONES S.A. que se dedican a la forestación como explotación comercial. Es importante resaltar que la mitad de la superficie corresponde a áreas protegidas y de gran riqueza en biodiversidad, destacándose San Miguel y Concepción como los departamentos más afectados. Según la investigación realizada se han forestado 40 mil hectáreas del total de la zona en poder de estas empresas.

CAMPAÑA SAN MIGUEL (1)

El avance del monocultivo forestal de pinos y eucaliptus, implica la destrucción y utilización de ambientes nativos, generando erosión e impermeabilidad en el suelo. Este modelo productivo atenta contra las prácticas tradicionales de los campesinos, y la utilización de sus tierras los obliga a abandonar su lugar de origen.

Corrientes Monocultivos 1

Compartimos el testimonio de Cristian Piriz integrante de Guardianes del Iberá:

“Los Esteros del Iberá, son una zona de pastizales. Las plantaciones de pinos de más de 20 metros están consumiendo grandes cantidades de agua, además en ese consumo de agua, traen a la superficie materiales pesados que dejan infértil el suelo. El pino no deja pasar agua de lluvia al suelo, por su contextura que es impermeable. Acá no crece nada, estos monocultivos no son bosques y el daño a las comunidades es grave”.

“El estado provincial es un poco engorroso, ya que la misma provincia es parte de un modelo productivo que afecta a los más pobres y favorece a los más ricos. En este sentido se pidió un estudio socio-ambiental, una audiencia pública, y hasta la fecha no hemos tenido ninguna respuesta”.

“Tenemos que seguir luchando ya que estamos en el terreno, para evitar que no sigan con el monocultivo forestal. No estamos para quedarnos de brazos cruzados. Sí para seguir sumando voces, para que no nos avasallen más. El afán de colonizar por medio de esta universidad y empresas no lo debemos permitir. Somos optimistas”.