Ecos de la Primera Cumbre del Agua: Andalgalá, un pueblo unido contra la megaminería.

Durante el encuentro de defensoras y defensores del Agua, que se realizó en San Fernando del Valle de Catamarca el pasado mes de septiembre, se fortalecieron los lazos solidarios de activistas de todo el país y América Latina. Entrevistamos a dos referentes de la Asamblea El Algarrobo: Raúl Francisco Martínez, de 81 años y Urbano Cardoso, de 79. Ambos nos ayudan a realizar una mirada retrospectiva de uno de los pueblos de Argentina donde la resistencia a la minería es más fuerte, y nos enseñan la importancia de la persistencia y el intercambio generacional dentro de las organizaciones.

web entrevista

Raúl: La preocupación nuestra por el tema minero, data de muchos años atrás (…) Poco nos gusta decir lucha, porque la palabra lucha encierra otras cosas más graves que una defensa de nuestro pueblo, del aire que respiramos, de la luz del sol que recibimos, de nuestra tierra. Y hemos pensado en defender con ahínco, con fuerza y con todo lo que sea posible dentro de la razón y la palabra, convencer que la minería nos iba a hacer daño. Razón por que dos personas, el día 14 de diciembre de 2009, ante la proximidad del inicio de la exploración de la minera “Agua Rica” deciden cortar el camino de tierra por donde se accede a la mina que se dió en llamar “Agua Rica. Esa determinación nace a raíz de la preocupación por el tema del agua, porque si nosotros cedíamos en el “sí” a la minería estábamos diciéndole “no” al uso del agua de los nevados del Aconquija, que nos provee del agua para la vida, porque el agua es vida y el oro…es un metal. Así que en definitiva, ahí se empieza a hacer entender a la gente que teníamos que defender lo que realmente nos pertenece, que es nuestra tierra.

Urbano: Hace 20 años que estoy en la lucha, desde Esquel cuando se hace la primera marcha (…) así que, desde entonces uno está en la lucha, se sube se baja, somos muchos, somos pocos, pero nosotros defendemos el agua, si ese cerro que nos quieren quitar es la vertiente donde tomamos agua notros, y ellos nos quieren quitar a toda costa, por eso cuando estas dos personas cortaron aquella vez el camino, allá vino la represión, pero nosotros no lo vamos a abandonar, vamos a seguir pidiendo que se vayan las empresas mineras,  es fuerte la lucha pero… no vamos a aflojar, hace años que estamos y no podemos dejar. Es como decir abandono a mis hijos, abandono a mis nietos…

Raúl: La gran preocupación nuestra como personas mayores, es la gente que viene por atrás nuestro, llámense hijos, nietros, parientes, amigos, hijos de amigos… que tenemos la obligación de dejarles nuestro pueblo en paz, libre de contaminación, que respiren un aire puro, y que no se dejen llevar por las mentiras, totales! que son expertos, los extranjeros que nos vienen a quitar los bienes que nuestra tierra nos ha dado. Que nosotros no usufructuamos de esos bienes sino de lo que nos hace falta que es el agua y el aire puro, porque cuando se instalan estas empresas, se instalan mintiendo de norte a sur y de este a oeste. ¡Mienten, mienten y mienten! Pero claro, dentro de las mentiras, uno se va dando cuenta a través de esas mentiras que las mentiras se trasforman en cuestiones que atentan contra nuestra vida, contra nuestra salud. Andalgalá es uno de los lugares de la República Argentina donde estudios hechos ha demostrado que el porcentaje de enfermos de cáncer es enorme. Nada más que las autoridades sanitarias, porque tienen órdenes de arriba, llámese gobiernos de la provincia o de la nación, les prohíben dar la información real, verdadera, y lo cambian todo. Pero cada uno de nosotros que vivimos y nos conocemos entre todos, porque Andalgalá tiene 20 mil habitantes según el último censo, seremos 22 mil ahora, todos sabemos, porque nos conocemos todos, quienes están enfermos, quienes se nos están yendo, porque mueren de esa maldita enfermedad.

Urbano: Lo que acaba de decir de que mueren por esa maldita enfermedad nos tocó a los dos no hace muchos años…y así sigue la cadena de esto.

Raúl: A raíz de la preocupación del pueblo de Andalgalá, traducida en un grupo de personas preocupadas por buscarle una solución a esta terrible problemática de la gran minería o de la megaminería como le llaman, es frenar esto. Entonces empezamos a reunirnos en el lugar donde se hizo el primer corte, voy a nombrar a las dos personas que iniciaron esto el 14 de diciembre de 2009, Aldo Flores y Sergio Martínez, esas dos personas cortaron, y, después de ese día se sumo un tercero, un cuarto y quinto, y así sucesivamente empezamos a reunirnos bajo de la la sombra de un pequeño algarrobo que hoy ya es un árbol grande, empezamos a regarlo, se construyó algo ahí para la gente que nos va a visitar, se le puso agua potable y luz eléctrica, hoy en día hasta una radio del bolsillo de cada uno de nosotros, con poco, con mucho, con lo que podíamos aportar, íbamos dando pasos pequeños primero, gigantes después, hasta que llegamos a evitar que se instalen estas empresas mineras hasta el día de hoy.

Urbano: Sobre la instalación de esas empresas, me hago cargo de lo que digo, no tienen tanta culpa las empresas mineras…son culpables, ¡son cómplices!  Pero el Gobierno, si nuestra gobernadora nos está queriendo vender todos los días, cuando, ayer no hizo un foro sobre eso?* quien es la entregadora? Quien es la traidora? es nuestra gobernadora! Yo me llamo Urbano Cardoso y me hago cargo de lo que digo. Porque ella está violando el art. 41 de la Constitución, nada más que eso, ellos saben perfectamente. Cuando a mí me detuvieron porque con Aldo Flores paramos los camiones, y la fiscal cuando yo le dije “doctora, yo estoy defendiendo el art 41 de la constitución y no tengo nada más que decir” (…) ellos saben cual es la obligación de ellos, pero no, nos nos entregan sin consultarnos.

asamblea el algarrobo y serpaj

Raúl: Estuve detenido el 15 de febrero de 2010, dos días después de haber cumplido 73 años de edad, desde las 16 horas a las 21 estuve en una celda,  ahí conocí lo que era una celda. Éramos 9 los detenidos, incluidos un muchacho joven que tenía muy lastimada la espalda, puse el grito en el cielo como se dice, pidiendo que un medico lo atienda porque estaba muy dolorido, cosa que no conseguí, y cuando salí a buscar quien me ayude, me doy con que un nieto mío también estaba detenido y un vecino que es ingeniero agrónomo, también estaba detenido (…) porque defendía el pueblo. A raíz de todas estas cuestiones que estamos comentando con Urbano y en tantas reuniones y guardias que hacíamos en el Algarrobo, le pusimos el nombre de Asamblea el Algarrobo que subsiste al día de hoy. En esas primeras reuniones se resolvió por mayoría, iniciar caminatas a la vuelta de la plaza en repudio a las empresas mineras que nos querían avasallar nuestro pueblo. Hoy, con orgullo puedo decir, que ya llevamos, según el conteo de dichas caminatas que consisten en dos vueltas a la plaza así llueva, truene, corra viento, este cayendo nieve, haga muchísimo frío, muchísimo calor, nada ni nadie nos  pudo detener en el tiempo y ya el sábado pasado fue la 460. Vamos a cumplir el año próximo las 500 caminatas (…) Pensamos hacer una gran reunión en Andalgalá para reunirnos y charlar que cuando los pueblos se unen en defensa de los intereses comunes se logran grandes triunfos.

La mina aduce que representa el progreso. Para el movimiento ambiental, que replantea la idea de “progreso” es importante entender que piensan y sienten los pueblos que están sentados sobre riquezas. El progreso, para la Asamblea ¿qué es?

Raúl: Esto es un mito, de que los pueblos adelantan con la gran minería, es exactamente a la inversa, los pueblos mueren, ¿porque mueren los pueblos? porque les quitan lo esencial de la vida: el agua.

Urbano: La verdad que el agua es vital para nosotros (…) Minera Alumbrera hace 20 años que nos está consumiendo 100 millones de litros de agua por día, y es una zona árida donde vivimos nosotros. Bueno, ¿que pasa? 760 mil pesos pagan por año. 100 millones de litros de agua por día, regalada, y nosotros cuanto pagamos por el agua? Por eso esta cumbre muy interesante por el agua, yo digo que tenemos que tomarlo como algo nacional (…) tenemos que hacer una Ley

Raúl: Yo quería decir que, el pueblo de Andalgalá ha vivido toda la vida sin minería. Y hemos vivido bien, tranquilos, en paz, con la familia, con el vecino, con el amigo. ¿Que es lo que ha logrado la megaminería? Desunir a la familia, los amigos, al pueblo. Así y todo, con toda la parte negativa de la megaminería, somos solidarios entre todos los andalgalenses, porque donde hay un enfermo, así sea minero o antiminero, ahí acudimos a resolverle los problemas y dar una mano. Esa es la idiosincrasia de nuestro pueblo, vivir en paz, entonces déjennos vivir en paz, nada más.