Ecos de la Cumbre del Agua: No al Fracking en Mendoza

Durante la cumbre del agua para los pueblos, entrevistamos a Juan Cruz y Tania, que nos relatan la lucha contra el fracking (fractura hidraulica) en su provincia. El debate sobre la matriz energética y los costos sociales y ambientales de priorizar  las energías nocivas.

protesta-fracking_473_945_c

Juan Cruz: “Formo parte de la Asamblea por el agua pura de Huanacache, en Mendoza.  Somos una asamblea de vecinos autoconvocados  en defensa del agua, del medioambiente y de los bienes comunes. Estamos muy preocupados y ocupados por el fracking que es una técnica nueva, experimental de extracción de hidrocarburos no convencionales, de gas, particularmente,  que consiste en hacer una perforación profunda en la corteza terrestre para atravesar con un caño las napas subterráneas y llegar hasta la roca madre. Luego, se inyectan millones de litros de agua con arenas silíceas y sustancias muy toxicas que permiten a muy alta presión fracturar la roca madre de esquisto y extraer de esa manera el gas. Esta técnica es sumamente tóxica, peligrosa, envenena las aguas porque atraviesa las napas subterráneas y tiene que con agua inyectar estos venenos que fracturan la roca. Luego, esa agua con productos químicos altamente tóxicos se infiltra a las napas y envenena el agua subterránea, y luego también el agua superficial cuando extraen el gas. Entonces, es una técnica que pone en serios riesgos  la salud de las poblaciones que están cercanas a los pozos y de la vida toda en general, porque envenena el agua y sin agua no hay vida posible”

El fracking se viene realizando en Argentina hace varios años ya, desde el 2006 que empezó la exploración  de Vaca Muerta en las Provincias de Neuquén y Río Negro.

“Hay allí muchas consecuencias de estas prácticas muchas enfermedades, mucho cáncer infantil, los cultivos envenenados, por lo tanto también la producción de frutas de la provincia de Rió Negro se vio absolutamente damnificada. Es un problema  muy grave que está enfrentando la Argentina en estos momentos, sobre todo porque los planes de gobierno son muy importantes en relación al fracking, a Vaca Muerta y a toda la producción de energía ya que se busca convertir a la Argentina en un país exportador de gas a través de esta técnica” relata Juan Cruz.

“Ahora también, nosotros en Mendoza estamos preocupados por el fracking porque empezaron las exploraciones acá, ya hay pozos en el sur de Mendoza, en Malargüe, en los que se está realizando fracking hace meses  y tienen  proyección de seguir haciéndolo en distintas partes de la provincia, más al Norte y luego también en distintas partes del país. Digamos, hay planes para luego de Mendoza seguir haciéndolo en otras provincias. Es una problemática muy grave a nivel nacional, regional y mundial.  Por eso, es en este momento nuestra mayor preocupación en esta asamblea”

Tania: “También pertenezco a la Asamblea por el agua pura de Huanacahe. El fracking comenzó a avanzar por el Sur de la Provincia, en Malargüe,  en donde sería geográficamente la parte norte de la formación Vaca Muerta, pero hay proyecciones de hacerlo extensivo a todo el territorio, a toda la provincia. En la parte centro en lo que sería el Valle de Uco, justamente en una de las ciudades que ha sido declarada capital del agua pura, que es Tupungato, en donde hay una ordenanza que prohíbe esta técnica. Así todo, ya se han dado licitaciones que las ganó YPF para extraer gases y petróleo no convencionales. Después, han comenzado con la fase exploratoria de esta técnica en el Norte de la provincia, en la cuenca que se llama Caucheta, Potrerillo Las Cabras, lo cual afectaría a todo el norte de la provincia. Es decir que la provincia entera se está viendo afectada con el fracking, no sólo a los territorios aledaños sino a toda la provincia porque afecta las cuencas hidrográficas que abastecen de agua a toda la población, a toda una región productiva, mayormente ganadero agrícola, cambiando una matriz productiva por otra y haciendo del fracking no solo una fractura a la roca, sino una fractura social, política y de todos los espacios. No sólo es una contaminación ambiental sino que es una contaminación social. Lo venden como algo positivo, como un progreso y en realidad está atentando directamente contra nuestra vida, contra nuestro modelo de vida, y contra un desarrollo histórico de una provincia agrícola ganadera vitivinicultora y en el cual ambas actividades no pueden convivir. Es decir, donde se hace fracking, después no se puede realizar ningún otro tipo de actividad, ni turística, ni agrícola ni ganadera.”

El modelo de desarrollo devorador de energía se impone en los territorios y genera zonas de sacrificio para alimentarse a si mismo. ¿Que paradigma de desarrollo buscamos? ¿Como vamos a discutir esto frente a la crisis que atravesamos? Esta manera de administrar nuestros bienes naturales nos está llevando al colapso, necesitamos cambiar de sistema por uno con justicia ambiental, social, económica y de género, pero que entienda la energía como un derecho y un bien común. Esto implica acceso a energía suficiente, terminar con el derroche energético de las corporaciones y las élites, y también la necesidad de una transformación no sólo de Argentina sino mundial, a un sistema de energía renovable, con una eliminación progresiva pero rápida de los combustibles fósiles y los proyectos extractivos, además de otros proyectos de energía sucia como la nuclear.

Esta energía renovable debe ser descentralizada y en pequeña escala, sin explotación de les trabajadores y con su participación y la de los usuarios en las decisiones. Necesitamos una revolución energética y económica que elimine los subsidios a la energía nociva, termine con las soluciones falsas, como los bonos de carbono y la geoingeniería, y desmantele los acuerdos comerciales perjudiciales para los pueblos. Todo esto forma parte de la justicia climática, que debe contener a la justicia social, ambiental, de género y económica, generando soberanía energética.