CRISTIAN FERREYRA PRESENTE! HOY Y SIEMPRE!

Resistiendo desde Monte adentro para cambiar la realidad

El 16 de noviembre de 2011 en la comunidad de San Antonio, a 60 km de Monte Quemado, provincia de Santiago del Estero, fue asesinado Cristian Ferreyra, miembro de la CCCOPAL MOCASE-Vía Campesina Argentina. Cristian, como otros compañeros y compañeras, venía resistiendo al intento de desalojo por parte de empresarios que contratan matones armados para provocar amedrentamiento en la zona norte de la provincia.

En el marco de nuestra Campaña contra el Acaparamiento de Tierras, tuvimos la posibilidad de conocer la zona y también de conversar con Mirta, la mamá de Cristian, quien a pesar de su inmenso dolor continúa día a día resistiendo desde monte adentro para transformar la realidad que hoy se presenta adversa, producto de intereses mezquinos y sectarios.

A continuación compartimos parte de nuestra charla con ella:

“Los desmontes con topadoras han empezado en San Antonio en el 2010, pero en comunidades vecinas como Pellegrini y Copo desde el 2009 vienen desmontando, principalmente para sembrar soja. Actualmente han parado por el accionar de los compañeros pero no sabemos cuándo van a continuar.

Algunos de los pobladores todavía resistimos peleando por nuestro territorio. Hemos nacido y nos hemos criado aquí y ahora vienen a usurparnos, a querernos sacar, cuando nuestras familias han estado aquí desde nuestros bisabuelos. Algunos se han trasladado al pueblo por falta de espacios y porque sus animales han muerto por no tener el alimento disponible como lo tenían antes.

Una cría lo poco que tiene, no es como los empresarios: ellos quieren la tierra para soja o para criar animales a gran escala, pero ellos tienen plata para hacer sus fincas y una lo hace a campo libre, nosotros no alambramos. No nos importa la soja, nos importa la Pachamama, para sembrar lo que necesitamos. El Gobierno en eso no nos tiene en cuenta. Aquí cuidamos el monte, la madera que hay en él, los árboles, ya que cuando se desmonta el calor penetra y se hace más intenso, así todo se vuelve más difícil.

Cerca de acá los empresarios están alambrando, y luego empiezan a desmontar. Si el Gobierno no detiene esto nos vamos a morir de hambre porque ¿qué podemos ir a hacer al pueblo nosotros?, nosotros vivimos de los animales que criamos y vendemos. Muchos de los que se han ido volvieron, porque aquí una no necesita comprar la leche, el carbón, el agua, aquí tenemos todo, están nuestras fuentes de agua, nuestros potreros. Aquí la gente vive del monte, sabe cómo trabajarlo, no es como el empresario que tumba todo y sólo deja campo. Nosotros aprovechamos los frutos del algarrobo y el mistol, por ejemplo, para alimentarnos y para alimentar a los animales.

Los empresarios eligieron estas tierras porque dicen que son muy buenas para plantar soja y consideran que los campesinos somos vagos que no trabajamos la tierra y no podemos obtener mucha producción. Ellos compran las tierras muy baratas y dicen que en ellas no vive nadie.

Mi hijo Cristian se acercó al MOCASE hace más de dos años, porque veíamos que ya estaban muy encima los empresarios y nos iban a sacar a nosotros. A él le quitaron la vida pero su lucha continúa en nuestra comunidad.”