Contra la OMC, redoblamos los esfuerzos por enterrar este sistema que nos explota, saquea y contamina

Llamado mundial a los pueblos y organizaciones, indígenas, socioambientales, ecosocialistas, sindicales y a todxs lxs luchadorxs por nuestros bienes comunes y defensorxs de un cambio en el sistema y de la justicia climática, frente a la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

difusic3b3n-1

En los  días 10 al 13 de diciembre de 2017 tendrá lugar en la Ciudad de Buenos Aires la XI° Reunión Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde se acordarán medidas para profundizar la agenda de “libre” comercio. La OMC representa los intereses de las empresas del gran capital transnacional contrapuesto a los derechos y necesidades de los pueblos. En nuestra región, hemos atravesado veinte años de tratados de “libre” comercio (TLC) con efectos nefastos de desregulación y avance de los privilegios corporativos sobre nuestros territorios y bienes comunes, además de profundizar las crisis energética y climática que hacen peligrar la existencia de la vida en el planeta.

La lucha contra la OMC es global y podemos reconstruir una historia de movilizaciones y articulaciones de organizaciones y redes sociales, sindicales, de derechos humanos, de mujeres, LGBTQI, territoriales, indígenas, estudiantiles, políticas, campesinas y anti-extractivistas, entre otras.

En esa misma línea, es que consideramos necesario redoblar esfuerzos para alimentar este nuevo ciclo de lucha que continuará el año próximo, ya que la agenda que impongan los intereses del gran capital global se profundizarán en la Cumbre del G-20, que también se realizará el próximo año en Argentina. Porque nos pensamos y articulamos en los debates de numerosas organizaciones locales, regionales y globales, estaremos construyendo la Cumbre de los Pueblos que se realizará durante una semana de acción en diciembre. Esa Cumbre es un llamado a la resistencia contra el capitalismo hoy expresado como“libre comercio”, así como a  la construcción de alternativas sistémicas que busquen otras formas de relación entre lxs humanxs y con la naturaleza.

En ese marco, llamamos a protagonizar una Gran Asamblea mundial de los pueblos, donde podamos sentir y pensar estrategias para enfrentar la agenda de la mercantilización de la naturaleza, destrucción de la Tierra, explotación de nuestrxs cuerpxs y privatización de la vida. Este es un espacio para avanzar hacia una articulación nacional, continental y mundial contra el extractivismo en sus diferentes expresiones y en defensa de la vida. La lucha contra la OMC no solo debe ser global sino también traer en su programa una estrategia de transición hacia un nuevo modelo de sociedad con justicia social y ambiental, con armonía entre la humanidad y la naturaleza buscando el Buen Vivir.