ALERTA AMARILLA: Peligra Espacio Público

recsoct

La Reserva Ecológica Costanera Sur es un espacio de 350 hectáreas que cumple un rol vital para la ciudad de Buenos Aires, tanto a nivel recreativo, como educativo y por las funciones ambientales que realiza como la purificación de aire y agua, la amortiguación de sudestadas e inundaciones, la conservación de fauna y flora, etc. Lindero a ella, a partir de la av. Brasil y hacia el sur se encuentra el predio “Ex ciudad deportiva la boca” el cual tiene aproximadamente 70 hectáreas, también construido con relleno de tierras ganadas al río. Dicho predio fue donado en la década de los 60 al Club Boca Juniors  para la realización de deportes, y, en caso de no utilizarlo, debía ser reintegrado a la Ciudad de Buenos Aires. Pese a no haber sido casi utilizado, el predio nunca regresó a la égida municipal, y hoy por hoy, ya tiene un nuevo destino asignado que nada tiene que ver con los espacios públicos, la naturaleza, ni la vida deportiva. Quieren transformarlo en barrio privado.

A principio de los 90, siguiendo con la ola privatizadora, se otorga permiso de enajenación y otras ventajas para el capital privado, lo que posibilita la venta del predio a la sociedad Santa María del Plata por 20 millones de dólares. Luego de varios proyectos, entre ellos la creación de una ciudad olímpica, el terreno es adquirido por IRSA, una megaempresa constructora, por el valor de 51 millones de dólares. IRSA proyecta construir un complejo de barrio “semicerrado”, que incluye 11 torres, centros comerciales, estacionamiento para yates y demás.

Ahora, en octubre de 2011, Mauricio Macri impulsa en la Legislatura un convenio con la constructora para ser aprobado a libro cerrado. Este convenio supondría modificar el código de planeamiento urbano de la Ciudad para autorizar la construcción del complejo, el cual se transformaría en el primer country de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sin contar, además, el severo impacto ambiental que ocasionará sobre la vecina reserva ecológica, cuyo canal de acceso pretenden utilizar como entrada náutica para los yates de los futuros residentes, entre otras afectaciones.

Según diputados del oficialismo, “ésta es un área postergada”. Por supuesto que coincidimos con esta afirmación y proponemos que sea prioridad, que se destine a un uso público, respetando el derecho de los ciudadanos a un ambiente sano, como lo dicta el artículo 41 de la Constitución Nacional, en una ciudad cada vez menos habitable.