A un año del golpe, continúa la Resistencia en Honduras

El 28 de junio de 2009 se ejecutaba el Golpe de Estado en la República de Honduras. Un año después a pesar del rechazo popular nacional e internacional, las autoridades ilegitimas continúan en el poder.

A pesar de la represión y la violación a los derechos humanos, la resistencia hondureña sigue luchando por recuperar la democracia.

Nos solidarizamos con el pueblo de Honduras y no olvidamos lo sucedido.

Reproducimos fragmentos de la II carta sobre la verdad del golpe miliar, elaborada por Juan Almendares,  del Movimiento Madre Tierra, Amigos de la Tierra Honduras, enviada el 27 de junio.

La   invención de una guerra y la guerra irregular

 “Ha existido  un proceso histórico de guerra contra  nuestros pueblos que se hace más evidente desde la mundialización capital. Se ha caracterizado por el empleo de armas: convencionales, experimentales, biológicas, químicas, ideológicas, mediáticas, políticas y religiosas.

Esta guerra histórica  se ha expresado en el control geográfico, la ocupación militar, económica, política, cultural e ideológica de los territorios. El asalto y las invasiones de la tecnología: minera, monocultivos: banano, caña de azúcar, palma africana, camarón; represas;  biotecnología (transgénicos y agro combustibles), nanotecnología  y agroquímicos.

El  golpe militar hondureño ha tenido consecuencias: locales y globales: derrocar y torturar al  presidente Manuel Zelaya y su familia ; aniquilar  la organización, movilización del pueblo; impedir las demandas populares por la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, como el primer paso para iniciar la democratización de Honduras.
No obstante el dolor y sufrimiento; nuestro frente se agiganta, crece en su espiritualidad, en cada rincón, choza, y comunidad: urbana y rural.

El pueblo rompe las mordazas y los muros de opresión y grita en las calles ¡Viva la Resistencia! Y no desmaya por la instalación de la Asamblea  Nacional Constituyente  y la Refundación de Honduras.

La derrota total solo podremos lograrla con la  unidad movilizadora  de las conciencias locales, nacionales, regionales y mundiales en contra del mercado de la guerra. El caminar de la conciencia de la esperanza  de un pueblo heroico germina en la unidad histórica de la dignidad y cultura de los pueblos del ALBA y de toda  América Latina.”

Mas información aquí