1º Foro de Vecinos Inundados de Buenos Aires

 

En el espacio público nos juntamos a debatir las salidas a la inundación. Ante la mirada de los transeúntes y vecinos, el Foro se desarrolló en la plaza de la Estación de Tigre, organizado por la Asamblea de Vecinos Inundados de Tigre y con una nutrida asistencia de vecinos y organizaciones de todo el conurbano. También se juntaron firmas de apoyo para el proyecto de Ordenanza que busca prohibir la construcción de más barrios privados en el partido.

foro2

El humedal como territorio

“Se habla peyorativamente del humedal; que tiene funciones extraordinarias” dijo Martín, de la Asamblea Delta y Río de la Plata cuando tomó el micrófono. “No es solamente el cambio climático”, sostienen los vecinos. Si bien reconocen que el régimen de lluvias ha cambiado, identifican claramente la existencia de una serie de cuestiones, entre las que restar espacios de reserva de agua es un gran error. Una de ellas es aguas arriba: aumentan la superficie cultivable y desagotan con canales, con el agravante de los agrotóxicos. Y aguas abajo, donde esa “sopa química” se encuentra con los parques industriales, y el terreno alterado por los barrios privados. También existe legislación que prohíbe construir en zonas inundables pero, en lugar de cumplirse, es una excusa para elevar la cota: “nosotros vivimos en zonas inundables hace 40 años y nunca nos tuvieron que evacuar” asevera Martín, refiriéndose al modo de vida isleño, en el cual no se eleva la cota de terreno sino se construye sobre pilotes (casas palafíticas), conservando la “transparencia hidrica”, o sea, dejar fluir el agua por su cauce natural. “Esto es adaptación: no modificar la altura del suelo sino la altura de la vivienda. Ni un metro más de barrios privados” sostuvo.

Como Amigos de la Tierra Argentina, nos tocó aportar al debate la cuestión de los bienes comunes y el acaparamiento de tierras. “Es importante para nuestras luchas dejar de hablar de recursos naturales y referirnos a bienes comunes” aportó Natalia. “Los bienes comunes son de todos y tenemos que gestionar en conjunto, evitando su mercantilización”. Uno de estos bienes comunes es el territorio, y también evaluamos en estos encuentros cómo defenderlos y evitar su acaparamiento. “En una megápolis tan carente de espacios verdes como la nuestra, la defensa de los humedales es fundamental también por la cuestión  cuantitativa, no tanto en cuento a su extensión, sino mas bien a la cantidad de personas a las que benefician”. También reflexionó que “es importante que veamos en perspectiva; cómo, a pesar de las lamentables inundaciones, aumentó la conciencia sobre los humedales. De esto hace diez años no se hablaba y es mérito de los grupos, vecinos y activistas que luchamos”, y llamó a “reconocernos como habitantes de áreas irrigadas e inundables, habitantes del humedal”.

Jorge, de la agrupación vecinos del humedal en defensa de los Cardales y el Río Lujan, relató cómo se constituyó el grupo: “nos enteramos por los medios que iban a hacer un megaemprendimiento frente a San Sebastian (un barrio privado de 1100 ha.) cuando fuimos a buscar información a la Municipalidad, nos cerraron las puertas”. “Muchos funcionarios dicen “yo te hago una obra y te lo soluciono” pero no pasa por ahí la cosa”. Según los vecinos la cuestión es de respeto a los ecosistemas naturales, el dominio público del territorio, la participación real de los pobladores. En síntesis, como bien observó Jorge, “hay un debate para ver quién define el desarrollo”.

foro1

Urbanización inconsulta

También participó del Foro la geógrafa Patricia Pintos, autora del libro “La Privatopía Sacrílega” quien aportó una mirada académica del problema: para ella se trata de la praxis del urbanismo neoliberal, que se ha consolidado a lo largo del tiempo. Son formas de construir periferia, “en beneficio de los sectores que tienen la posibilidad de construir hábitat en el lugar que deseen, de la mano de su capacidad técnica y financiera” provocando “transformaciones drásticas y permanentes” Estas transformaciones tienen cifras: en el año 2010 había 54 emprendimientos que ocupaban 7000 hectáreas; en el año 2014, eran 66 emprendimientos y 9200 hectáreas. “Grandes desarrolladores inmobiliarios sobre ecosistemas frágiles” aseveró. También rescató la positiva noticia de lo sucedido recientemente en la vecina provincia de Entre Ríos, donde se frenó el proyecto “Amarras de Gualeguaychú” (de la empresa Altos de Unzué) mediante un juez que intervino con un recurso de amparo firmado por 1700 vecinos.

También participó Valentín, del Movimiento en Defensa de la Pacha, quien señaló que “hay corporaciones que están instaladas en el conurbano: Constantini, O reilly, Lanusse…” y según el activista benefician a una minoría. Además estas megaobras “perjudican a la población que estorba, como con el puerto regasificador Escobar”. También comparó la urbanización inconsulta con la invasión que sufriera América indígena: “es una colonización que nos desplaza”.

Nieves, de la Asamblea de Escobar, se refirió a los debates con los tomadores de decisiones y llamó a comprometerse como vecinos: “los que tenemos las patas secas tenemos que dar la lucha desde otro lugar”

Agregó la otra cara de la problemática “Hay un déficit habitacional y es parte del mismo problema, los barrios privados no son un problema sólo por las inundaciones” clarificó.

Inundados pero organizados

Alejandro, de la Asamblea de inundados de Tolosa y La Plata, presentó a su grupo: “somos vecinos movidos por la inundación del 2013, tuvimos que tomar la decisión de organizarnos (…) es un camino de justicia”.  Habló del terrible episodio en el que se ocultaron víctimas fatales, que finalmente ascendieron a 89. Recalcó que “los vecinos tenemos que participar y no trabajar con el hecho consumado”, las obras se tercerizan, no hay políticas de prevención: no tenemos planes de contingencia ni de alertas tempranas”.

Matías, representante de la Asamblea de vecinos inundados de Tigre, hizo hincapié en la unión de las problemáticas de los vecinos. “Tigre son muchos barrios populares que no tienen la suerte del Tigre “lindo”, turistico”.

“Tigre es una ciudad modelo pero los vecinos salimos a visibilizar los negocios que apuntan a seguir legitimando la desigualdad” y aseveró: “deciden realmente inundarnos. Es una decisión política”.

Así, entre mates y celebrando el intercambio, los participantes proyectamos nuevas acciones en conjunto. Buscamos “que los inundadores por lo menos den la cara” y sabemos que nosotros no tenemos que escucharlos a ellos, sino que ellos nos tienen que escuchar a nosotros. Y en este Foro se supo que hay mucho que decir.